Otra ruta gastronómica de tapas nos lleva a Perú acompañados de Pisco Sour

Otra ruta gastronómica de tapas nos lleva a Perú acompañados de Pisco Sour

Y seguimos con las rutas de tapas que tanto éxito tienen. Pero en este caso, vamos a variar un poco, a viajar y a cruzar el charco, pero sin movernos de Barcelona. Si, ya sabemos, la teletransportación solo existe en Star Trek, pero hay otras formas de trasladarse, por ejemplo, con el paladar. No podía ser de otra forma viniendo de nosotros.

image

A partir de mañana, 21 de marzo y hasta el día 30 se inicia la 1ª edición de la Ruta Gastronómica de Tapas Peruanas y Pisco Sour. Como sabéis una de las cocinas que apunta maneras es la de este país. Por suerte, tenemos un colectivo importante de ciudadanos del Perú residiendo en Barcelona y que, además se dedican a la restauración. Para poder difundir lo máximo posible su gastronomía, promocionar sus restaurantes y una de sus emblemáticas bebidas (en eterno litigio con Chile) el Pisco Sour, Piscobcn crea esta Ruta haciéndonos así más cercana a todos su cultura culinaria.

13  restaurantes  expertos repartidos por toda Barcelona nos ofrecerán una tapa acompañada de un Pisco Sour por 5 Euros:

Andino

Patio Latino

El Perucho

El señorío

Kenko I y Kenko II

Máncora

Mochica

Ninoska

Paradise

Aché Pa ti

Pesca Salada

Petit Pecat

No conocemos ninguno de estos restaurantes y no podemos daros ninguna referencia. Si que por lo que hemos visto en su web no faltará el ceviche ni las papas a la Huancaína, dos platos tradicionales del país. Lo que si es cierto es que nos ha parecido un proyecto interesante que mezcla nuestra costumbre del tapeo con sus platos y que de esta forma hay un intento de adaptacion a la demanda del publico de Barcelona dandonos a probar sus creaciones de la manera que mas nos gusta: en forma de tapa.

Les deseamos mucho éxito y que sea la primera edición de muchas. Si vais, no dejéis de decirnos como ha ido. Nosotros intentaremos escaparnos a probar alguna…

Enhanced by Zemanta
Anuncios

Lopez de Haro Reserva 2007 (DO Rioja)… buen vino a buen precio

Lopez de Haro Reserva 2007 (DO Rioja)… buen vino a buen precio

¿Que tienen en común un Bandolero de la Sierra Morena, un Emperador Romano y un Señor Feudal de la España del siglo XI ?…. Vayan Uds. pensando mientras os hablamos del vino que hoy nos ocupa: Hacienda Lopez de Haro Reserva 2007, un Reserva de la Rioja Alta con 92 puntos Parker y un precio inferior a los 8 €. ¿Alguien da más?

Lopez de Haro Reserva 2007

Esta es la formula de éxito de este vino de Bodega Classica, un coupage de tempranillo y graciano, de viñas viejas en San Vicente de la Sonsierra,  tratado según los métodos tradicionales de vinificación y reposado durante 20 meses en barricas de roble francés y americano. El Tempranillo da estructura y el Graciano aporta evolución y longevidad en botella. Este ensamblaje es típico en los Reservas Riojanos… ¡Pero ojo !… estamos ante un vino moderno, joven y vigoroso.

Lopez de Haro Reserva 2007 Rioja

La crianza marca las sensaciones que este vino transmite. A la vista es rojo rubí,  fruto de su paso por barrica y la clarificación que se le hace antes de embotellarlo . En nariz se nota tanto la madera como los aromas que le proporciona el Graciano. En boca es complejo, afrutado y goloso, de amplio retrogusto. Marida perfectamente con guisos, carnes, embutidos y quesos curados.

Lopez de Haro Reserva 2007 Rioja Bodega Classica

Entonces…¿Sabéis ya que tienen en común un Bandolero de la Sierra Morena, un Emperador Romano y un Señor Feudal de la España del siglo XI?… Pues que los tres aparecen en la denominación y composición del vino que estamos comentando: Jose Maria “El Tempranillo” Graciano, El Joven y Diego Lopez de Haro , Señor de Vizcaya. Os adjunto sus biografías “wikipedicas”. Por cierto, teneis este vino a 7,70 € la botella en Bodeboca.com,  que además, al haceros socios obsequian con un cheque regalo de 10 € .

Salud Camaradas !!!!

Enhanced by Zemanta

Alcazaba

Alcazaba

Hoy os llevamos a Albarracín. Considerado uno de los pueblos más bonitos de España, aprovechamos una escapada a Teruel después del puente de la Purísima para hacer una visita rápida a la zona, visitar esta localidad y comer allí. Teníamos alguna opción pero nos encontramos con que más de un restaurante de los que contemplábamos estaba cerrado. Según nos explicaron en la visita guiada de El Andador  (por cierto muy recomendable) era entre semana, después de muchos días de trabajo seguidos y Albarracín no deja de ser un pueblo pequeño. Hacer turismo fuera de los días típicos tiene sus ventajas, pero también sus inconvenientes. De todas formas, os recomendamos que lo vayáis a ver.

Pero vamos al restaurante, que es lo que nos hace estar aquí 🙂 . Como la oferta era menor de la que esperábamos, nos dejamos llevar por la intuición y entramos en Alcazaba.

Restaurante Alcazaba Albarracín

Tarjeta restaurante Alcazaba Albarracin

Su nombre es de origen árabe, algo muy común en esta zona donde el estilo mudéjar se encuentra en muchos rincones. El restaurante es una casa con ese grosor de muros típico y necesario además en lugares con esa climatología, en el centro histórico del pueblo. Con unas mesas bien compuestas y una decoración sencilla y rústica que hacía juego con la oferta de su cocina,  tradicional y elaborada con productos de la zona, provocaban un ambiente de lo más hogareño.

Detalles interior restaurante Alcazaba

Servicio en restaurante Alcazaba Albarracin

Rincon en restaurante Alcazaba Albarracin

Muy amablemente nos describen los platos de la carta uno a uno y nos dicen cómo los hacen: que ingredientes usan y que es lo que les hace distintos de otras elaboraciones. Es cierto que no es una carta demasiado extensa, pero si con suficiente oferta para encontrar cosas al agrado de todos los comensales. Así que como no podía ser de otra forma, escogemos platos típicos del lugar. Allí donde fueres haz lo que vieres.

De primero, como no, unas buenas migas con uvas y una sopa de ajo para entrar en calor.

Sopa de Ajo

Sopa de Ajo restaurante alcazaba albarracin

Sopa de Ajo restaurante alcazaba albarracin 2

Servida en una pequeña jarra, nos explican que ellos no fríen primero el ajo para luego hacer la sopa, sino que lo ponen todo en crudo. Sinceramente, desconocemos cual es la fórmula correcta, aunque es muy posible que como en la mayoría de estos casos, haya tantas versiones como casas, tantas elaboraciones como familias y tantas variaciones como zonas geográficas. La sopa sentaba fenomenal, entonaba el cuerpo y hacía que entraras en calor. Era suave de sabor, aunque fuera de ajo. Suponemos que el hecho de no haberse frito antes seguramente tendría algo que ver.

Las migas con uvas las encontrábamos en casi todas las cartas que vimos, así que había que probarlas.

Migas con uvas

Migas con uvas

Migas con uvas restaurante alcazaba albarracin

Un buen bol de migas, buenísimas. Nada aceitosas aunque tenían algo de panceta y chorizo, pero no en exceso para no invadir. Las uvas eran muy dulces y combinaban a la perfección. Siempre pensamos que este tipo de platos surgió en su día porque alguien,  era lo único que tenía para comer en ese momento. Quién iba a decir que de la improvisación necesaria de ceñirse a lo que tenemos salgan en muchos casos exquisiteces como esta.

Los segundos, dos carnes, por aquello que estamos en el interior: Cordero y ciervo.

Cordero a la pastora

Cordero a la pastora restaurante alcazaba albarracin 1

Cordero a la pastora restaurante alcazaba albarracin 2

El Cordero a la Pastora es un plato típico de Aragón. La zona les proporciona una buena materia prima muy apreciable. El cordero en este caso es guisado, no es al horno. Se deja en un adobo con diferentes especies y hierbas toda la noche y luego se cocina a fuego lento, suavizando así su sabor tan característico. Fue un plato con un sabor muy fino y una buena ración. Muy recomendable para salir del típico ternasco al horno.

Ciervo al vino

Ciervo detalle restaurante alcazaba albarracin 1

Ciervo en restaurante Alcazaba AlbarracinEl ciervo, igual que el jabalí son platos típicos de montaña. En general, no es fácil encontrarlos en las cartas de los restaurantes de Barcelona, saliendo, ya más hacia el Pirineo o hacia el interior es mas habitual. Quizá por eso nos decantamos por ese plato, aunque había un conejo en escabeche que nos hizo dudar. Necesitan horas para ablandar estas carnes,  son platos que tienen que estar buenos solo por la dedicación que precisan. Una salsa exquisita y una carne en su punto, acompañada con un puré de patata, la guarnición ideal.

Y nos vamos a los postres, y siguiendo la línea, escogemos platos fuera de la repostería: Queso añejo (bueno, este no lo compartimos) y Manzana al horno.

Queso añejo con mermelada de calabacín y jengibre

Surtido de quesos con mermelada de calabacin y jengibre restaurante alcazaba albarracinEl queso como sabéis uno de nosotros no lo comió, pero el otro le dio una buena nota. De hecho, estamos hablando de un queso semicurado de leche cruda de oveja campeón del mundo en el 2010!. Eso sí, la mermelada de calabacín y jengibre no se salvó de la cata y era magnífica!.  Si sois queseros, este es vuestro postre.

Manzana asada con azafrán

Manzana al horno restaurante alcazaba albarracin 1Muchos ya habéis visto la foto en el Facebook , (aunque no era esta je,je) que desde otro ángulo parecía más una rosca, un donut u otra cosa, pero no una manzana. En este caso, debemos decir que el aspecto era mejor que el sabor. No estaba mal, ni mucho menos, pero debería de haber estado un poco más hecha, le faltaba esa textura más tierna que caracteriza este postre. En este caso, aún se notaban trozos más duros y, en consecuencia, menos dulces de lo esperado.

Toda la comida la acompañamos con un Ventus un vino del Bajo Aragón que nos encantó y del que haremos la entrada en La Bodega de Baco, como siempre. Toda esta comida, con la botella de vino, y dos cafés nos costó 57 Euros. Un precio buenísimo para la cantidad de comida que nos pusieron. Además, nos gustaría hacer especial mención al pan: una mezcla de pan de coca, chapata, pagès. Un pan de pueblo, pero ligero, crujiente y de vicio.

Pan

Pan en restaurante Alcazaba Albarracin

Si vais por la zona y no tenéis claro donde comer o cenar, Alcazaba es una muy buena opción. Buen precio, buen servicio y buena comida ¿qué más se puede pedir?

Enhanced by Zemanta

Maridaje en Lasarte: los tres padres del vino

Maridaje en Lasarte: los tres padres del vino

Bodeguero, Enólogo y Sommelier son los tres padres de un vino. Uno lo cria desde la incertidumbre de si llegará a ser lo que se espera de él. Otro lo recoge en su mas tierna infancia y lo hace crecer, disimulando sus vicios y engrandeciendo sus virtudes. El último lo recibe en su plenitud y lo muestra al mundo. Los tres lo aman profundamente y saben que su destino es pasarlo a otras manos para que el vino recorra su ciclo vital hasta encontrar el sitio que le corresponde en la memoria de todos aquellos que formamos parte de su fin último: ser bebido y recordado.

Sigue leyendo

Lasarte

Lasarte

Aprovechamos un día señalado para hacernos el mejor de los regalos, de aquellos que no se empaquetan con lazo ni va a una estantería y nos vamos a Lasarte, de Martin Berasategui. ¿Que podemos decir nosotros, humildes sibaritas, de un dos estrellas Michelin? Pocas cosas. Y no porque no haya que contar, sino porquedifícilmente haríamos honor a tal experiencia. Restaurantes galardonados habíamos visitado otras veces y restaurantes que, aún sin premio, son merecedores como el que más, también. Pero en esta ocasión estamos hablando de Martin Berasategui, uno de los mejores cocineros del mundo y de todo su equipo, que abrazan la exquisitez del mejor de los tratos y la mejor de las cocinas para garantizar que se fije en tu recuerdo durante mucho tiempo.
Es todo un privilegio degustar los platos que elaboran guiados por Paolo Casagrande, jefe de cocina. Que Joan Carles Ibáñez jefe de sala te explique la procedencia de sus ingredientes y su elaboración a medida que te los van sirviendo y disponer del gran sumiller Antonio Coelho que te sugiera el maridaje preparado para el menú, elegido para realzar todos los sabores. 

Los pequeños detalles marcan la diferencia. Grandes mesas, separadas para conservar la intimida

d. Un dorado servicio resta esperando a los comensales en cada una de ellas.

Lasarte

Mesa en Lasarte Sigue leyendo

Sitges Tapa a Tapa 2013

Sitges Tapa a Tapa 2013
Sitges Tapa a Tapa

Sitges Tapa a Tapa

Este fin de semana, entre el domingo y el lunes, se celebrará en Sitges, en el Hotel Melià el concurso de “Tapa de l’any”. Esta celebración, que tiene como objetivo promocionar la tapa que tanto nos gusta, estará abierta al público. Para acceder, es necesario comprar unas entradas que solo cuestan 3 €!!. Aquí las podéis adquirir.

¿Qué veremos?: Pues a 18 cocineros que presentarán sus 18 creaciones, que son las ganadoras de diferentes concursos de rutas de tapas que se han ido celebrando en Catalunya. Isma Prados y Quim Masferrer serán los maestros de ceremonias.

Este gran y reñido concurso, convivirá hasta el día 10 de Noviembre, con una ruta de tapas: 18 establecimientos apadrinarán estas 18 tapas para darnos la oportunidad de probar las finalistas! Y si has comprado las entradas, te incluye en cualquiera de los participantes de esta ruta un quinto y una tapa gratis.

Pero…¿queréis saber cuales son estas 18 tapas? Pues ahí van:

Ateneu Popular de Sitges: Pequeño volcán de hojaldre relleno con cremoso de patata y pulpo roquero

Café Bar Roy: Crujiente de queso de cabra y confit de pato sobre chutney de frutos rojos con espinacas, foie gras y reducción de malta

Cañateca Prado: Espuma de garbanzos y foie, migas ibéricas sobre huevo espumado y pan de tomillo

Casa Hidalgo: Brocheta de pulpo a la gallega con gamba de Palamós

Eguzki: Foie a la plancha caramelizado con mermelada de cebolla roja

El Cable: Tartar de atún rojo con caviares (esferificaciones de diferentes gustos y colores) en un vaso comestible de pasta filo y con una gota de vermut de la casa

Izarra: Rollo de magret relleno de foie, crema de queso, tomate caramelizao y mora, sobre milhojas

La Barata: Milhojas de brandada de bacalao con coulis de tomate

La Formatgeria de Sitges: Panellets de butifarra negra con queso fresco de Ullastell

La Guineu: Coca de recapte con escalivada

La incidencia del factor Vi: Meloso de ternera con Parmentier de patata trufada y zumo de rustidos

La Kassoleta: Milhojas de solomillo de cerdo con crujiente de jamón y salsa de tomate gorgonzola

Nieuw Amsterdam: Minirahola de cordero de la Noguera al estilo Thai

Picnic: Vieira con romesco, allioli de manzana y sal de jamón ibérico.

Pinxet: Milhojas de botifarra blanca y negra del perol con patatas rústicas  jamón ibérico gratinado con queso de cabra

Sports Bar: Saquito de papel de arroz con estofado de ternera y setas aromatizado con vermut de Reus

Taberna Guria: Bola de patata frita y rellena de cebolla, jamón y huevo de codorniz.

Xampú Xampany: Parmentier de Shiitake con pulpo de Tarragona y perlas del Serrallo.

Solo de hacer la lista nos ha entrado un hambre!!!. Os aconsejo que visitéis la guía oficial donde podréis consultar el mapa de donde se encuentra cada establecimiento y además podréis ver las fotos de estas maravillosas tapas: en este enlace, gracias a Grastronosfera que nos mantiene al día!. Ah, y también tiene APP!!

Si queréis detalles del programa del domingo podéis tenerlo en este enlace

A tapear!!!

Antigua

Antigua

En una esquina de Marià Cubí con Dènia, encontramos una fachada fea, insulsa, que pasa totalmente desapercibida, pero que esconde un rincón gastronómico bastante aceptable: El Antigua. Hacía mucho tiempo que tenía pendiente la visita, había leído buenas críticas, los platos eran sugerentes, y no había encontrado aún fecha. Pero ya además con una opinión para mi de referencia de IT BCN Lifestyle con quién había comentado este restaurante, compré una promoción y así dejaba de lado cualquier excusa.

Entrada Antigua

Las botellas de vino del escaparate le dan más apariencia de bodega que de restaurante, pero al traspasar la puerta, entras en un local cálido, de luz tenue, romántico y decorado con mucho gusto.

Interior Antigua

Comedor antigua Mesa grande Antigua

Mesas bien vestidas, de servicio completo, con lamparas que iluminan los platos que serán degustados. Grandes jarrones de flores secas rompen con los tonos ocres del restaurante. Sillas de mimbre, y el espacio bien aprovechado combinando mesas cuadradas, rectangulares y redondas.

Interior Antigua

Mesa redonda Comedor antigua

Nos recibe Gonzalo, con quién ya había contactado por correo electrónico, confirmando la amabilidad que ya me había demostrado al gestionar la reserva, adaptándose en todo momento a mi necesidad en fecha y hora, y haciendo algún malavarismo que otro para que pudiera ir a su casa a probar el menú degustación que tenía pendiente de canjear. En seguida nos coloca en una encantadora mesa en un rincón, y como bienvenida, nos obsequia con dos copas de cava fresco acompañado de un cubo de zinc lleno de chips de verduras y pequeño bol de all i oli en su punto para avisar a nuestro estómago de lo que en breve, iba a recibir. Mientras íbamos picando el aperitivo, miramos la carta de vinos y analizando el menú que íbamos a tomar, nos decantamos por un tinto, un clásico ya habitual en nuestra lista que nos garantiza no correr riesgos: Remelluri, Reserva 2007. Y como era de esperar, el novio ideal para el menú.

Remelluri Reserva 2007

El menú se componía de tres platos y dos postres. Sinceramente, esperábamos menos cantidad en cada uno de ellos, los platos en los menús degustación no suelen ser voluminosos precisamente por ser más numerosos.  Pero en este caso erramos, las raciones eran espléndidas. Empezamos con Ventresca de Bonito del Norte (Conservas Serrats), tomates de pagès en texturas, cebolleta tierna y verdes servidos en lata con oliva arbequina, primera prensada. Si, un nombre largo, pero es que todo estaba!. La ventresca estaba servida en lascas grandes, que tenías que cortar para poder entrar el bocado!. Puede parecer que al ser ensalada es algo ligero, pero el plato era completísimo.

 Ventresca de Bonito del Norte (Conservas Serrats), tomates de pagès en texturas, cebolleta tierna y verdes

Ventresca de bonito Serrat

Permanecíamos expectantes a lo que venía a continuación, un segundo contundente: Huevo de corral 3 minutos, Patatas Paja, cebolla confitada, jamón ibérico y trufa negra, Tuber Melanosporum de Sarrión, Teruel, rallada al momento. Una vez más, un nombre extenso pero que era totalmente fiel a lo que había en el plato. Gonzalo, como buen anfritión, hace los honores de rallar en tu propia mesa la trufa, que en esta ocasión no era la indicada, pues al ser verano la trufa fue la Tuber Aestivum, aprovechando así el producto de temporada, no por ello menos exquisito.

Huevos de corral 3 minutos con ralladura de Tuber Aestivum

Huevos 3 minutos con trufa rallada

 A continuación,  la mixtura de todos los ingredientes para que se integren, se unan…

Mezcla de ingredientes

Detalle mezcla huevos corral tres minutos

…Que delicia!. Los huevos rotos estaban buenísimos, una gran mezcla de sabores y aromas. El plato lo acaban de rematar las patatas. Rozando la perfección: hechas por ellos, con el corte uniforme, la fritura en la temperatura ideal, y el truco para conseguir esa textura crujientísima: se dejan escurrir en papel de estraza en un lugar con corriente de aire para que pierdan todo el exceso de grasa. Pocas patatas he comido como esas: tremendas.

Emplatado de huevos de corral 3 minutos

Huevos emplatados

Después del aperitivo, la ensalada, los huevos ya estábamos bastante satisfechos… pero aún nos quedaba uno de los platos que con más impaciencia esperaba: la hamburguesa de filete Angus rellena de Brie de Maux y nueces caramelizadas sobre cebolla confitada, manzana asada rellena de torta del Casar, esencias de tartufo y su fondo perfumado a Pedro Ximénez. Si, una vez más, un larguísimo nombre que describe todos los matices de esta gran hamburguesa.

Hamburguesa de filete Angus rellena de Brie de Maux y nueces caramelizadas sobre cebolla confitada, manzana asada rellena de torta del Casar, esencias de tartufo y su fondo perfumado a Pedro Ximénez

Hamburguesa con manzana y torta del casar

Y os preguntaréis si os habéis fijado en el nombre, que pasó con mi problema con el queso?. Pues tuvieron la deferencia  de adaptarla a mi gusto y dejar de lado uno de los ingredientes que seguramente le da ese toque de distinción, pero que en mi caso debía obviar.  Al hacer la reserva comenté si existía la posibilidad de cambiar ese plato, pero enseguida me dieron la opción de cocinarlo sin el queso para que pudiera disfrutar de él.

Hamburguesa con manzana sin queso

Y no sabéis como lo agradecí!!. No soy muy carnivora, pero debo reconocer que esta hamburguesa era un manjar. Cocinada al punto más según nuestra demanda, la reducción de Pedro Ximenez, la manzana al horno… una vez más esa combinación de dulce y salado que sirve para potenciar los sabores. Buenísima, una espléndida ración que costaba acabar, pero era imposible dejar algo en el plato: por placer y por respeto. Sería imperdonable!

Estábamos saciadísimos y aún quedaban los postres!. No renunciamos a ellos, lógicamente. Siempre queda un hueco aunque creamos que no. Teníamos dos postres en el menú totalmente distintos que nos recomendaron tomar en cierto orden: Primero el  Coulant de chocolate caliente Guanaja y suave Mousse de mango.

Coulant de chocolate caliente Guanaja y suave Mousse de mango

coulant

La Mousse de mango era más bien una sopa y el aspecto dejaba ver que seguro pasaría la prueba de fuego, de hecho ya se apreciaba parte del chocolate deshecho en el plato. Al hincar el cubierto, el chocolate caliente empezó a derramar para mezclarse con el mango.

Detalle coulant de chocolate y mousse de mango

coulant detalle

Un manjar, una exquisitez. Su punto de dulzor, el mango, el chocolate caliente y el sólido creaban la perfecta comunión! Que delicia!! El segundo postre, segundo en orden porque son servidos al mismo tiempo era una refrescante sopa de Maracuyá, esponjoso bizcocho de nuez Tonca amazónica y vaporosa Quenel de suave Mascarpone. Los postres con mascarpone sí suelo probarlos,  pues está bastante enmascarado con el azúcar y es casi un yogur, así que si realmente no sabe a queso, no me privo de ello.

Sopa de Maracuyá, esponjoso bizcocho de nuez Tonca amazónica y vaporosa Quenel de suave Mascarpone.

Sopa de maracuya

Menos mal que hicimos caso de las indicaciones de tomar primero el coulant. Si hubiéramos tomado primero este postre el coulant no hubiéramos podido saborearlo. El bizcocho y el mascarpone estaban muy suaves, per la sopa de maracuyá era una explosión de sabor!!. No me esperaba un sabor tan intenso, suerte que al tomarlo todo junto se compensaban. Para mi gusto demasiado ácido, pero hay que probarlo porque es sorprendente.

Después de todo este derroche, no podíamos más.  La cantidad de comida fue tremenda, diría que demasiado para una cena, pero no fue motivo para dejar nada en los platos. La elaboración, la presentación, la comida en sí y el trato de Gonzalo y del resto del servicio nos regaló una noche estupenda, cumpliendo expectativas y fichando a Antigua como un fijo a recomendar. Un restaurante ideal para ir en pareja, o en grupo reducido de amigos. La decoración y el ambiente invita a pasar una velada tranquila, disfrutando de una buena cocina y ambiente. Como sugerencia, para mi gusto, en la parte de la entrada las mesas están demasiado juntas. Quizá prescindir de una de ellas mejoraría la intimidad, pero como siempre, es una opinión!!!

Os invito a visitarlo, dudo mucho que os defraude. Y como siempre,  no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Bodega 1900

Bodega 1900

Después de meses de rumores, de fechas previstas que se vieron retrasadas y de un verano por medio llega por fin Bodega 1900. El trío formado por Albert Adrià encargado de la coordinación, Pedro G Asensio, de la cocina, y Angel Geriz de la sala; busca el resurgir del vermut más clásico: el de la buena conserva y embutido, el de la tapa, el del picoteo, el de los platillos. Clásicos salazones y embutidos, como ellos mismos definen son la base y los ingredientes típicos de esos momentos  que preceden a la comida haciendo de Bodega 1900 un templo de esta gran costumbre tan arraigada.

Con una ambientación de primeros de siglo pasado, siendo fiel a su nombre, un local no excesivamente grande nos deleita con lo mejor de lo mejor. El primer encuentro lo tenemos con los embutidos y los utensilios a la vista de la preparación de éstos, como si de una charcutería se tratase, con una barra y alguna mesa, donde ya se aprecia la calidad de lo que allí vamos a disfrutar.

Bodega 1900

entrada

Mesas de mármol y sillas típicas de la época. Los uniformes del personal clásicos, delantales hasta los pies, de blanco y negro. Diversos objetos y detalles nos confunden y nos hacen pensar que hemos viajado en el tiempo.  El local se estrecha para dar paso a un comedor, con una barra de servicio y la cocina prácticamente a la vista.

Salón

salón

La carta nos ofrece los imprescindibles:  patatas chips con salsa de vermut, berberechos, aceitunas, anchoas, boquerones, mejillones, quesos, lomo, jamón, salchichón… todos de primerísima calidad con algún toque de distinción, bien sea por el ingrediente en sí o por su forma de prepararlo. Encontramos algo más de sofisticación con las Ostras, la caballa ahumada, las algas crujientes, las cortezas de cerdo gigantes con mermelada de limón y algunas tapas calientes acercándose a un plato como croquetas de Joselito (estas pueden tomarse por unidades), Pluma ibérica, Picantón a l’ast, algunos Molletes (de calamares, pollo….), algo de la huerta (tomates y pimientos) y postres por si se da el caso que, al hacer el vermut, hayas acabado comiendo. 

Dejé cosas por probar, lógico, pero avanzo lo que ya he catado… y digo avanzo porque pienso volver!.

Para beber no hubo duda alguna: vermut negro, servido con naranja (no esperaba menos…) sin oliva, un par de cubitos y vaso ancho. ¿Me han leído el pensamiento?. Sabor fuerte, ideal esperar a que el hielo haga su misión, buenísimo.

Vermut negro

vermut bodega 1900

Vermut II

Me decanto primero por unas algas crujientes, por aquello de probar algo diferente: algas Nori con arroz y sésamo blanco…pues que os voy a decir. Crujientísimas, parecían cortezas, de un sabor buenísimo. No temáis si tenéis dudas respecto a las algas: no es ningún sabor intenso a mar ni nada por el estilo, atreveos porque es algo único y no se deben desaprovechar oportunidades como esta.

Algas crujientes

Algas crujientes

Una cazuelita con suficiente ración, su finalidad es picotear, pero están tan buenas que duran muy poco encima de la mesa. Es imposible tenerlas delante y no comerlas.

Algo más clásico como unas navajas sería imperdonable no probarlas, están hechas para vermutear. Si, además, vamos en busca del toque diferencial lo encontraremos: navajas en escabeche suave.

Navajas en escabeche suave

Navajas en escabeche suave

Que navajas y que escabeche!. Suave, tal y como se describe, pero ojo, con sabor!. Las navajas muy tiernas, pero no tanto como para que no sean navajas. Poca cosa puedo decir, sólo que tenéis que probarlas. Igual que las algas, se merecen toda nuestra atención.

Para probar algo de la vertiente más sofisticada, unas ostras. Aunque me gustan, puedo prescindir de tomarlas, no me apasionan, y tiene que ser algo que me apetezca muchísimo. Ese día no tenía el paladar receptivo a ellas,  así que no las probé, pero si puedo deciros que mi “partner” a quién si le resultan casi imprescindibles las calificó como de las mejores que había comido.

Ostras

ostras

Me fío totalmente de su criterio, si tenéis afinidad con el mío, coincideiréis así que considerarlas os aseguro que será una buena elección. Su aspecto me recordaba bastante a las tomadas en Cancale, paraíso de los “ostreros” en la Bretaña Francesa, donde sí las comí y sinceramente, estaban muy ricas.

Dos croquetas de Joselito, ¿que podemos esperar?. Pues eso, dos delirios. Pienso que con una buena materia prima es difícil que algún plato salga mal… aunque también debo reconocer que he visto destrozos teniendo lo mejor de lo mejor, por lo que no vamos a excusarnos en que es “fácil” conseguir unas buenas croquetas porque tenemos un buen jamón y quitarles mérito.

Croqueta de Joselito

Croqueta de Joselito

Porque las croquetas necesitan algo más: la cremosidad del interior, la dureza del exterior, que el ingrediente se vea y se note en la boca, y escasa en aceite, lo que indica una buena temperatura de fritura. Y todo lo cumplía la tapa caliente que tomé. Buenísima, recien hecha y en su punto de sabor a jamón. Que se puedan pedir por unidades es una gran tentación…

La primera incursión fue altamente satisfactoria. Ahora, ya en marcha casi  al 100 %, aunque no tiene aún sistema de reservas activo, podéis ir a visitarla de Martes a Sábado de 13 a 20 h. Encontraréis Bodega 1900 en la calle Tamarit, 91 de Barcelona. Yo en cuanto pueda, tengo que ir a probar el resto…

llaves de luz

Después de la larga espera, Bodega 1900 no defraudó lo más mínimo. Un lugar para disfrutar cualquier día a cualquier hora de un viaje gastronómico, de un suculento abrir boca imprescindible en Barcelona. Su facebook, donde nos mantiene al día de comentarios, visitas y novedades. No faltéis y, no olvidés decir que…

lo habéis visto en Baco y Boca

Espinaler Experience Tapas Bar

Espinaler Experience Tapas Bar

El Hotel Juan Carlos I nos ofrece durante los meses de Julio y Agosto el Espinaler Experience Tapas Bar. Dentro de su recinto encontramos un rincón cubierto de enredaderas dedicado al típico vermut catalán. Madera, mimbre y cristal forman un ambiente acogedor, como un colmado de toda la vida, integrando cajas de verduras, frutas, cestos como si de un escaparate se tratase. Tapas y conservas, todo combinable la reina: la salsa Espinaler. Podemos elegir entre zamburiñas, ventresca, chipirones, sardinillas, boquerones, anchoas. Todo irresistible para hacer un buen vermut y abrir gana. Además, existe la posibilidad de que lo que allí hayamos probado nos lo podamos llevar a casa, pues el espacio incluye una tienda gourmet con los productos que allí se sirven.

Un entorno diferente, pero el vermut de siempre!!!.

Y si vamos? Bien, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 😉

La Bodegueta del Museu

La Bodegueta del Museu

No es la primera vez que voy a este restaurante. He tomado el menú diario, alguna cena a la carta e incluso pasé allí una verbena de San Juan con menú especial completísimo y música para bailar después, pero no había ido nunca a probar el menú de fin de semana, aunque conociendo su cocina y su trato, no tenía duda de que saldría satisfecha. Ahora que Sigue leyendo

L’Àncora

L’Àncora

En Tossa de Mar, pueblo en la Costa Brava es difícil escoger un restaurante para comer. Y no por no encontrar alguno bueno, sino por todo lo contrario, ya que hay una variedad tremenda de todo tipo, destacando los arroces,  pescados frescos del día elaborados de diversas maneras, mariscos…todos sugieren mar, verano y playa. En todo el paseo marítimo y alrededor del Castillo hay muchísima oferta para escoger, donde podéis comer desde tapas, pizzas, carnes a la brasa, hasta un menú con todos sus primeros, segundos y postres y todo a precios bastantes asequibles. Además, durante todo este año podéis encontrar en algunas cartas de ciertos restaurantes platos típicos de la  cocina Tossense, ya que  hay vigente una campaña para que la cocina tradicional de la Costa Brava sea promocionada, evitando que se pierda con el tiempo. Son platos de la gastronomía local, menos conocidos, muchos de ellos de origen marinero haciendo monográficos de platos concretos durante un periodo de tiempo determinado. Todo el calendario gastronómico de la Costa Brava y el Pirineu de Girona podéis consultarlo en costabrava.org. Durante este mes de Junio el “plato promocionado”  en Tossa  son los Fideos a la cazuela.

Como la visita a Tossa no fue provocada por esta razón, pues desconocía estas jornadas, había pedido recomendaciones y, aunque el consejo fue : “en cualquiera comerás bien”, me decanté por uno de los restaurantes del grupo pini  el cual contempla varias opciones con diferentes tipos de cocina y ambiente, pero nos apetecía un arroz y el menú que nos ofrecía uno fuera de la paella,  (del senyoret o no), del arroz negro y de otros típicos  era el Restaurante l’Ancora.

Restaurante l’Àncora

Restaurant L'Ancora

L’Ancora es el típico restaurante de paseo marítimo, con colores azules y blancos, calderos de arroz entrando y saliendo y un servicio familiar y encantador. Tiene la terraza que podéis ver en la foto y otra semicubierta  por la que pasas antes de llegar al interior del local, decorado a lo “marinero”

Terraza restaurante

Terraza Restaurant L'Ancora

Esa fue la primera impresión que nos llevamos de este lugar y  a medida que iba pasando el rato íbamos confirmando, todos sus camareros pendientes y amables para que no faltara de nada, mimando el servicio y cuidando el detalle. No habíamos hecho reserva, pues no era aún temporada alta y no era necesario así que no tuvimos ningún problema.

L’Ancora dispone de dos menús además de la carta, el Menú Ancora y el Menú Tossa, uno más económico que el otro, pero los dos lo bastante completos para quedar satisfechos. Nos decantamos por el Menú Ancora, ya habíamos visto que incluía el arroz que nos apetecía comer, así que no perdimos mucho tiempo en la decisión.

Ya había comentado el detalle que últimamente se está viendo en algunos restaurantes de poner un aperitivo junto con la bebida mientras que traen los platos principales. L’Àncora entra en esta clasificación y, aunque una vez más este aperitivo llevaba queso, así que me quedé con las ganas…con la buena pinta que tenía!!

Aperitivo Ancora

Aperitivo hojaldres de roquefort

Por lo que me explicaron, se trataba de una especie de hojaldre de Roquefort, bastante bueno. Mi paladar no puede opinar, pero la vista sí y el aspecto era realmente apetitoso, con un buen punto de horneado. Además del menú y para acompañar, nos ofrecieron un pa de coca, que estaba en su punto: fino, prácticamente sólo corteza, no demasiado hecho pero si crujiente como debe ser, aún con el tomate untado. La verdad es que el pan, en todas sus versiones está siempre tan bueno!

Pa de coca

Pa de coca

El pa de coca nos lo trajeron con el vino. Como ya la temperatura empieza a subir, aunque parece que no acaba de arrancar este año, escogimos un blanco para acompañar, por tomarlo más fresco y por el tópico de que la mayoría de platos eran de pescado. Nos decantamos por un Atrium, de bodegas Torres, un Chardonnay D.O. Penedés que nos acompañó durante toda la velada bien fresquito, servido, como mandan los cánones, en una cubitera. Un buen detalle que curiosamente en muchos restaurantes no suele darse fue que, al servir las copas las llenaron poco, lo suficiente para que no se calentara. Me he encontrado en alguna ocasión que te sirven la misma cantidad que si fuera tinto, por lo que pierde la temperatura enseguida. Otro pequeño detalle que valorar.

Vino Atrium

Pasemos ya directamente a los platos del menú: De primero escogimos el medio bogavante a la brasa con ensalada y la Ensalada templada de pulpo. La verdad en que siempre que estoy en la Costa Brava elijo para comer platos de pescado. Supongo que en cierta manera el olor a mar me despierta algún instinto y me sugiere que aproveche la oportunidad. Pescado y arroz, son ya platos fijos a comer en los restaurantes de playa. Optamos por las ensaladas pensando en el contundente segundo.

Medio bogavante a la brasa con ensalada

Se trataba de media pieza braseada con una ensalada que ya venía aliñada con una vinagreta de naranja que le sentaba fenomenal, dándole frescura. El bogavante, estaba hecho simplemente a la brasa, por lo que podía apreciarse todo su sabor. Si la matería prima es buena como en este caso  no era necesario añadir ninguna salsa que pudiera enmascarar su sabor. Un primer plato ligero para dejar hueco al arroz. Aunque sencillo, se veía esmero en la presentación, confirmando así esos pequeños detalles que antes os comentaba hacia el cliente.

Medio bogavante a la brasa con ensalada 1  Medio bogavante a la brasa con ensalada

El otro primer plato, la ensalada tibia de pulpo combinaba, además de la propia ensalada, patatas tibias y pulpo cocido. Aunque es un plato más habitual  sorprendía la cantidad de trozos de pulpo que contenía. Cuando se pide un plato de este tipo podemos encontrarnos con que el pulpo no esté presente más nada más que en el nombre y sea toda una aventura encontrar trozos en la ensalada. Pero, en este caso, como podéis apreciar, el nombre era totalmente acorde con el ingrediente. Junto con el bogavante y a la espera del segundo, una buena elección de platos ligeros.

Ensalada tibia de pulpo

Ensalada templada de pulpo

Y mientras que comíamos los primeros, el plato estrella, el arroz se iba cocinando. Habíamos elegido el arroz con bacalao y alcachofas, por no comer la típica paella y porque la combinación nos pareció interesante. Es cierto que el arroz lo aguanta prácticamente todo y siempre está bueno, pero si no tiene una buena base y una buena cocción, se nota. Por suerte no fue el caso y el arroz estaba exquisito.

 Arroz con alcachofas y bacalao

Caldero arroz con bacalaoCaldero arroz con bacalao detalle

Arroz había en abundancia, pero también el resto de ingredientes eran generosos. Para dos personas, un caldero muy bien servido donde podían apreciarse los trozos de alcachofa y bacalao que bautizaban el plato sin rebuscar. Tocaron a dos buenos trozos de bacalao por cabeza que ya de por si hubieran sido un segundo plato. No se trataba de un bacalao desmigado, sino de unas buenas rodajas. El arroz estaba en su punto, ni crudo ni pasado, se intuía un sofrito bien hecho y la dedicación necesaria para que la mezcla de sabores se conjugara con éxito.

Detalle plato arroz con bacalao

Mejillones, trozos de sepia, calamar y almejas completaban el guiso, pero en la cantidad idónea para no restar protagonismo a los ingredientes principales. Comimos dos raciones completas, era un pecado dejar allí ni un grano. Supongo que no es habitual dejar el caldero limpio, pero estaba tan bueno que no seguimos ningún protocolo y apuramos. Creo que hasta los mismos camareros quedaron sorprendidos. Os recomiendo encarecidamente que lo probéis, saliendo de los arroces más comunes. Extraordinario!

Plato Arroz con bacalao

Aunque habíamos quedado más que satisfechos con toda la comida (2 platos de arroz incluídos) no pudimos resistir la tentación de rematar con el punto dulce. Además daba la casualidad que dos de los postres incluídos en el menú eran de mis favoritos: Tatin de manzana y  Coulant de chocolate.

Tatin de manzana

Tatin y helado de vainilla

Acompañado de helado de vainilla y decorado con caramelo líquido, seguía la tónica del resto del menú: un postre completo, bien hecho, y sobre todo, dulce, dulce y dulce. No es necesaria sofisticación alguna si el Tatín está bien hecho! . Estaba   buenísimo, la manzana horneada sin deshacerse. Irresistible.

Detalle Tatin

La segunda opción, tenía que pasar la famosa prueba de fuego del coulant. Me intrigaba saber si este postre seguiría con la misma línea de mimo y buen hacer hasta ahora demostrada. Corrí el riesgo, y sólo al servirlo, sin llegar a tener que clavar la cuchara ya se podía apreciar que esta vez sí había acertado.

Coulant de chocolate

Coulant y helado de vainilla

También acompañado de helado de vainilla, espolvoreado con un poco de azúcar glas y bañado de chocolate líquido en vez de caramelo pero con el mismo estilo de decoración que el tatín, el coulant estaba aún templado y se podía intuir el chocolate líquido por la textura. Y confirmamos realmente que el coulant estaba bien hecho: bizcocho por fuera pero con el corazón deshecho, como debe ser!

Detalle interior coulant

En resumen, una comida que nos satisfizo, completa,  una relación calidad-precio muy buena, un trato amable, simpático, correctísimo y entrañable que consiguió que l’Ancora quede en nuestra memoria para volver en otra visita a Tossa y también que os lo recomiende si vais por la Costa Brava y podéis hacer una parada en este maravilloso pueblo.

Les Terrasses

Les Terrasses

Tenía pendiente de canjear un regalo que me habían hecho y de las opciones que había, escogimos esta por aquello de probar algo fuera de Barcelona.  El cupón de nos daba la opción de un Menú:

Entrantes:

Ensalada de queso de cabra, peras al vino, nueces caramelizadas y vinagreta de miel y mostaza

Risotto de setas

Carpaccio del día

Segundos a elegir

Confit de pato con coulis de vino con ciruelasy chips de verduritas
Pies de cerdo deshuesados con setas de temporada, ajos tiernos y reducción del jugo de cocción

Butifarras del Perol (blanca y negra) con manzana flambeada con Calvados
Papillote de suprema de salmón con verduritas al vino blanco, limón confitado y tomillo

Postre del día

Te los indicaban en el momento. Incluían helados, repostería y fruta.

Pues bien, después de pasear un rato por Alella, haber entrado en la bodega para comprar vino de la zona, (como no) y unas fresas del Maresme con un aspecto tremendo (luego confirmé que el sabor también lo era!) nos dirigimos al restaurante, que está a las afueras del pueblo. De hecho, es el restaurante de un hotel, el hotel Porta d’Alella. Un hotel por lo que vimos sencillo y pequeño, pero en un entorno bastante agradable. De hecho, uno de los motivos que nos llevó a decantarnos por este lugar fue la fama que tienen las vistas desde la terraza del restaurante. Entiendo que desde las habitaciones del hotel también.

Terraza restaurante les Terrasses

Terraza

El tiempo no acompañó, así que no pudimos comer en la terraza. El interior del restaurante es sencillo, correcto, pero algunos detalles no le ayudan a generar un buen clima, sobre todo en alguna de las mesas. No eran muchas, sólo 8 ó 9 de dos personas, combinadas para poder adaptarlas a demanda. El local es pequeño y realmente la terraza es la joya. Si algunos detalles se cuidaran un poco, quizá ganaría varios puntos. Por ejemplo tiene algunas mesas  justo al lado de la barra donde está la cafetera y cada vez que hacen un café genera bastante ruido. También la cocina está cercana y, aunque no hay grandes olores, al abrir la puerta parecía que  le faltaba ventilación. Pero bueno, no penséis que salimos impregnados de olor a fritanga porque realmente no fue así.

Como estábamos en Alella, escogimos un vino DO de la zona bodegas Serralada de Marina:  93 ceps, tinto crianza. 100% uva Sumoll. Un vino contundente.

Vino 93 ceps

Hicimos nuestra elección de los platos del menú, que ahora os detallaré y mientras que nos llegaban los platos, nos sirvieron un pequeño aperitivo. Parece ser que esta costumbre  se está imponiendo en bastantes locales y es de agradecer. Suele ser algo muy sencillo, pero es una gentileza hacia el cliente que no suponiendo nada para el restaurante, es un detalle que personalmente valoro mucho. En ese caso, un simple volavent con escalivada y queso de cabra gratinado (siempre hay algo de queso…)

Volavent de escalivada gratinado con queso de cabra

Volavent de escalivada gratinado con queso de cabra

Al ser un menú, no había mucha diversidad de platos como si hubiera sido una carta, como habéis podido ver, pero aunque el número era limitado, era suficiente para tener una comida variada. Fueron rápidos en servir los platos, sin que pasara demasiado tiempo entre el aperitivo y el resto del servicio. De los primeros platos, yo solo tenía la opción del carpaccio y sin el parmesano, puesto que tanto el risoto como la ensalada llevaban. Y para quitárselo a la ensalada, que siempre es algo más fácil de hacer en casa, se lo quité al carpaccio y así comía algo diferente. En esta ocasión era de buey.

Carpaccio de buey

Carpaccio

Detalle carpaccio

Acompañado de rúcula y un plato de tostadas pequeñas con mantequilla, el plato era bastante correcto. Aunque tuviera el acompañamiento, normalmente suelo aliñarlo con un poco de Aceite y algo de pimienta, pues por sabroso que esté, está cortado tan fino que, para mi gusto, necesita algo que le potencie un poco. La cantidad era correcta, la verdad es que es una ración bastante estándar, cada vez que lo he comido es más o menos lo mismo y la presentación, la típica. Al llevar la rúcula tan verde encima del carpaccio tan rojo siempre queda muy vistoso.

Rissoto de setas

Rissoto de SetasComo ya os comenté antes, yo no lo probé  por el “ingrediente lácteo”, pero como podéis apreciar, la cremosidad en este arroz estaba asegurada. Con un buen sabor y la textura adecuada, el rissoto era una buena ración. Es un plato que por los ingredientes que lleva entiendo que debe ser bastante saciante pero no fue razón para que la cantidad servida fuera poca. 

Respecto a los segundos nuestra elección fue por un lado el Papillote de suprema de salmón con verduritas al vino blanco, limón confitado y tomillo. El salmón cocinado así suele ser muy sabroso y el aderezo estaba equilibrado. Realmente acertamos.

Papillote de suprema de salmón con verduritas al vino blanco, limón confitado y tomillo

Papillote de suprema de salmón con verduritas al vino blanco, limón confitado y tomillo

Una buena pieza de salmón, jugosa por dentro y muy aromatizada con las verduras y el tomillo. Cocinado en su jugo y bien presentado fue un acierto escoger el pescado. Como habíamos visto el menú antes de ir, ya teníamos pensado el otro segundo,  las botifarras de perol, pero cuando llegamos y nos dieron las cartas para escoger, nos indicaron que no tenían, así que lo cambiamos por los Pies de cerdo deshuesados con setas de temporada, ajos tiernos y reducción del jugo de cocción.

Pies de cerdo deshuesados con setas de temporada, ajos tiernos y reducción del jugo de cocción

Pies de cerdo deshuesados con setas de temporada, ajos tiernos y reducción del jugo de cocción

La presentación del plato lo hacía más apetecible aún que el nombre. Estaba bien cocinado, al parecer, sin prisa, los pies de cerdo, muy melosos. Como suele pasar en los guisos bien hechos, el secreto es la cocción tranquila, dejar que los ingredientes se mezclen, dedicarle a cada uno su tiempo y encontrar la combinación ideal. En este caso, estaba bastante conseguido. Otro acierto muy sabroso.

En el intervalo de la comida el tiempo mejoró considerablemente, pasando el riesgo de chubascos, saliendo el sol y subiendo la temperatura, haciendo más apetecible la terraza…así que aprovechamos para tomar allí el postre. Los postres del día eran varios, pero escogimos dos clásicos, uno de chocolate y otro de manzana.

Brownie

Brownie

Tatin de manzana

Tatin

Realmente es difícil encontrar postres de este tipo que no cumplan mis expectativas. A mi me parece que siempre están buenos!. En estos dos, ninguno defraudó: eran apetitosos por aspecto y, una vez ya probados, la lucha era cuál era más bueno!. En el Tatín se veían buenos trozos de manzana, sin llegar a deshacerse se mantenía sólida, que no cruda y en un buen punto de dulzor. El brownie, siendo un postre más contundente, era lo suficientemente esponjoso como para no resultar pesado. Estaba en su punto, ni muy ligero ni demasiado apelmazado. Ay!! el punto dulce que siempre redondea la comida.

En fin, como dice el refrán ” A caballo regalado…” quizá no es un sitio para desplazarse expresamente, aunque la comida era buena, tampoco nada fuera de lo normal. Ahora, si algún día queréis hacer algo diferente, no excesivamente caro (el menú eran 25 Euros, bebida aparte) estáis por la zona o queréis pasar una diferente, yendo a Alella a comprar vino y luego comer, pues no es una mala opción. Quizá una noche de verano en la terraza mejoraría el asunto…

Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

El 9 de Granados

El 9 de Granados

Sin tener referencias de este bar nos pareció que tenía buen aspecto y gran variedad de platos y vinos. Así que decidimos probar a la aventura para ver si teníamos suerte de hacer un buen descubrimiento.

El 9 de granadosEntrada del 9 de granados

En la calle Enric Granados, 9, como su nombre indica haciendo un juego de palabras con la dirección (el 9 de granados)  se encuentra esta alta taberna como ellos mismos se definen, más que un restaurante convencional. La comida y el ambiente es informal y la carta con la suficiente diversidad para encontrar algo a gusto de todos, con notas de cocina internacional y mezcla de ingredientes, desde lo más sencillo a algo más sofisticado: ensaladas, carnes, pescados, fritos, tapas frías… En la misma fachada se puede ver  la variedad de tapas o platos con los precios y los nombres, que son bastante sugerentes. Tenía buena pinta, así que entramos.

La bienvenida te la da un barril que le da ese toque de taberna, aunque seguramente su finalidad no es tan romántica y se trate de algo mucho más funcional como un sitio donde poner el cenicero para los fumadores, pero sigue siendo un gran recurso decorativo. Nada más entrar hay otro barril  con tarjetas del restaurante, y enseguida,  una gran barra a la derecha. A la izquierda toda una estantería llena de vinos y algún otro producto delicatessen que se puede comprar en tu visita. Los vinos no me parecieron muy conocidos y la gran mayoría eran de la tierra, de Catalunya, lo que me hace pensar que seguramente utilizan bastante vino de pequeñas bodegas.

Barril interior del 9 de granados

Barril en el 9 de granados

Estantería de vinos
estanterias vino el 9 de granados

Al fondo se encuentran las mesas, con una buena separación, ni tan juntas como para no permitirte reservar la intimidad, ni tan separadas que desaprovechen el espacio, montadas con servicios de manteles individuales y copas grandes para el vino.No es un local pequeño y tiene una decoración moderna y poco cargada. El ambiente en el restaurante es agradable, no hay mucho ruido de fondo  y la iluminación es la necesaria, ni mucha ni poca, siendo más intensa con puntos de luz encima de las mesas, creando calidez. Nos reciben con amabilidad y cercanía y nos dan a elegir entre un par de mesas  y enseguida nos traen la carta de tapas y la de  vinos. Tiene bastante variedad tanto de comida como de caldos y los precios no son desorbitados. Además, el vino se puede tomar por copas, que siempre es una buena opción.

Interior el 9 de granados

Interior del 9 de granados

Nos dan tiempo suficiente para elegir y están atentos, sin estar encima pero tampoco sin necesidad de tener que avisarles para que tomen nota. Nos decidimos por la comida, y una copa de vino Tayaimgut,  D.O Penedés, Merlot y Cabernet Souvignon. Un vino recio. Hicimos bien en pedir una copa, ya que estaba muy bien servida y fue suficiente para toda la comida.

Botella vino Tayaimgut

Vino tayaimgut

Con la misma celeridad demostrada hasta ahora, nos sirven el vino y enseguida empiezan a servir los platos. Nuestra elección fueron tres tapas a compartir, casi diría que en otros restaurantes serían platos, porque realmente las raciones eran  correctas, nada escasas ni tampoco tan abundantes como para que tengas que pedir menos variedad  por demasiada generosidad en la cantidad cuando vas con intención de algo ligero.

Tataki de Atún rojo con dos sésamos, huevas de wasabi y reducción de soja y miel

Tataki de atun rojo con dos sesamos, huevas de wasabi y reduccion de soja y miel

Como habréis podido deducir por los ingredientes, era un plato con toques asiáticos. El atún bien hecho, como podéis ver en la foto, estaba rosado en su interior. Para mi gusto, quizá un poco pasado, ya que no estaba demasiado jugoso que es el atractivo del interior del tataki de atún, pero de sabor estaba bueno y con la salsa, que acompañaba a la perfección y el sésamo, casi imprescindible ya en este plato, se corregía este pequeño defecto. El wasabi? pues se quedó de adorno, es demasiado para mi paladar, me deja sin poder saborear nada más!.

Alcachofas frescas a la andaluza

Detalle alcachofas a la andaluza el 9 de granados

Siempre que hay oportunidad de unas alcachofas hay que aprovecharla y más si son frescas. Este plato ya no es tan exótico, pero no por ello menos recomendable. Mucho más familiar que el anterior, como toda tapa ” a la andaluza”,  se trata de una bandeja de  alcachofas, enharinadas y fritas que estaban realmente buenas. En este tipo de platos suele haber siempre el riesgo de encontrar el frito demasiado aceitoso, pero por suerte, no fue el caso. Crujientes por fuera y tiernas por dentro, con el grosor correcto para que se saboreara la alcachofa y no todo supiera al enharinado. Una buena ración en cantidad y calidad. Recomendable.

Croquetones artesanos de champiñones

2 Croquetones en bandeja el 9 de granados

Pedimos estos “croquetones” porque vimos que los servían en una mesa cercana y nos llamaron la atención. Tres unidades que hacían honor a su nombre, parecían por tamaño bombas más que croquetas!. Una vez más acertaron con la técnica del frito y la capa exterior estaba doradita y crujiente.

Croquetones de champiñones el 9 de granados detalle interior

El interior, donde se demuestra que realmente son caseros, era un punto harinoso, aunque no molestaba, si que se desgranaba un poco. De sabor estaban buenos. Había más variedad de croquetones , quizá en otro tipo  habían acertado más en la textura, habrá que ir a probarlos.

Coulant de chocolate con helado de turrón

coulant con helado de turron el 9 de granados

Siempre hay que acabar con un punto dulce, aunque sea a compartir y el coulant es siempre una tentación. Pero este famoso postre tiene que pasar la prueba de fuego definitiva que lamentablemente este no cumplió: clavar la cuchara en el corazón y  “sangrar” el chocolate. Cualquier coulant que se precie tiene que tener esta condición. Sino, no es coulant. Es un bizcocho de chocolate caliente, o un brownie casi casi si se le añaden frutos secos, que puede estar muy bueno, pero no coulant. Y este estaba pasado de cocción. Es siempre el riesgo a correr cuando optas por este postre, porque suele pasar en muchos casos, perdiendo gran parte de su atractivo. Lástima porque de sabor estaba bueno y la combinación con el helado, como era de esperar, muy acertada porque por suerte, eso sí lo conservó, estaba caliente. Pero aún así no pasó la prueba. En cualquier caso, su misión de cerrar el picoteo con el punto dulce la cumplió.

En general no estuvo mal. No es sitio que destaque, pero la relación calidad/cantidad precio es bastante correcta. Es un lugar que si estás por allí y quieres tomar o picar algo, probar su terraza y tomar algún vino de autor no está mal.

Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Vijuny 2013

Este fin de semana en el Mercat de Santa Caterina, tiene lugar la segunda edición de la Vijuny. Es una muestra de bodegas de vinos todos de diferentes D.O. catalanas con el ánimo de promocionarlas. Hay dos tipos de entradas con degustaciones incluídas de diferentes vinos. Os paso dirección con más detalles.

Apa, a fer pais!!

Indochine Ly Leap

Indochine Ly Leap

Hace unas semanas, una gran amante de la gastronomía, con quien comparto información y que también relata sus experiencias en su Blog con muy buen criterio y gusto, me habló de este restaurante como algo diferente que tenía que probar. Justo cuando lo comentamos a los pocos días en el programa de TV3 Cuines el cocinero camboyano Ly Leap compartía las recetas que ofrece en el restaurante públicamente para que pudiéramos cocinarlas en nuestra casa. Pasaron unos pocos días más y Atrápalo lanzó una oferta que recuperaba alguno de los menús de la Restaurant Week que se celebró en marzo, incluyendo el de Indochine, que consistía en una oferta de menú por 25 Euros por persona. Así pues, ya que  el destino me estaba lanzando señales inequívocas de que tenía que visitar este restaurante  de comida asiática en Barcelona lo antes posible, fuimos a comer.

En pleno centro de Barcelona, en la calle Muntaner 82 podemos encontrar un paraíso asiático donde perderse un par de horas como mínimo y disfrutar de un ambiente exquisito, tranquilo y cálido, saboreando una comida servida con elegancia, contrastada en sabores, cocinada con ingredientes poco habituales en nuestra cocina y a la que nuestro paladar está poco habituado.

Nada más entrar al local, lo que parece un jardín de flores más que un restaurante nos una colorida bienvenida. Nos reciben, confirmamos  la reserva hecha sin ningún problema y nos acompañan a la mesa. Adentrándote en el restaurante vas observando una decoración de estilo oriental, llamativa, pero no estridente. No penséis en un minimalismo Japonés ni en un recargado Chino, sino más bien en Vietnam, Laos, es decir, realmente en la antigua Indochina

Flores de intensos colores

orquidea

Velas de diferentes tamaños y colores

vela

Velas y flores

Esculturas con formas indescriptibles

escultura bn

Murales que nos evocan al lejano oriente

muralbn

mural

Antes de llegar a nuestra mesa, pudimos ver la cocina encerrada en una gran vidriera a la vista de cualquiera,ya que está situada antes de entrar en el comedor,donde prima la organización y la limpieza.

Cocina Indochina

Ollas

cocina

morteros bn

Las mesas se encuentran hundidas en un estanque lleno de carpas, que queda casi a la altura del asiento. El servicio es completo y los platos, las copas y cubiertos o palillos son de formas simples y elegantes a concordancia con el ambiente del restaurante. Entre dos filas de mesas hay una pasarela por donde los camareros se mueven y sirven a los comensales sus platos, teniéndose que agachar para llegar a la altura correcta. En el centro del restaurante hay una pequeña construcción techada, una especie de cabaña envuelta de plantas donde las mesas están a una altura normal. Un detalle a tener en cuenta, pues entrar o salir de las mesas hundidas en el estanque no es recomendable para personas poco ágiles, muy corpulentas o con movilidad reducida. Para el personal femenino y como consejo, mejor no ir con minifalda 🙂

Interior restaurante Indochina

Mesas

mesa

mesapp

mesa1 web

cabaña

Aunque por los nombres de los platos podemos pensar en bocados demasiado especiados o dulces, no es así. Los sabores son mucho más sutiles. Los aderezos están en su punto, sin sobresalir ninguno sobre  otro, sin exceso que apague el ingrediente principal, todo en su justa medida. Suaves combinaciones que hacen unos platos finísimos al paladar. El menú consistía en

Aperitivo
2 saquitos: Pasta crujiente rellena de carne y gambas con hierbas aromáticas y salsa de ciruelas

saquitos1

La pasta filo  que recogía el relleno de carne y gambas estaba crujiente y nada aceitosa, con un ligero picante que provocaba un pequeño cosquilleo en el paladar. Una salsa dulce potenciaba el sabor de este entrante que ya iba abriendo boca hacia los platos principales que venían a continuación. Inexcusable pedirlo!.

Primero (a escoger)
Lasaña de arroz mar y montaña al vapor y pasada a la plancha

lasaña

Servido en una losa de pizarra como plato, un pescado, con una textura parecida a la de la panga, si es que no lo era, hacia el papel de las placas de pasta que componen la lasaña tal y como la conocemos nosotros, la carne picada, para nosotros el relleno, topaba el plato. Un pequeño toque de color en una salsa bastante picante, potenciaba el sabor si se cogía la ración justa, sin matar el pescado ni la carne con su fuerza. Bien cocinado, nada reseco aún sin llevar ninguna salsa.

o
Langostinos trabajados con cítricos y salsa de mango verde

Gambas

El dulzor de la salsa le sentaba a los langostinos de maravilla. Servidos ya sin piel ni cabeza, para poder comerlos directamente, con un toque crujiente, se percibía el cítrico que tan buen sabor da al pescado, pero sin  acidez. Una buena ración en un bol con la salsa en un pequeño recipiente que al servir el plato era volcado encima, entiendo que para percibir todo su aroma y para que los langostinos no se empaparan demasiado del dulce, si quizá hubieran sido servidos ya con la salsa.

Segundos (a escoger)
Pollo aromatizado con hojas de naranjo con salsa de coco y lima kaffir

pollo

pollo

Pollo ya troceado sobre una hoja de quizá col cruda (no estoy segura) y bañado con la salsa de coco y lima, tenía una presentación sofisticada, virtud que se extendía al sabor del plato. Personalmente el coco no es algo que me apasione y tenía mis reticencias, pero debo reconocer que era tan suave que casi no se percibía. Es bastante difícil describir estos platos porque no se parecen a nuestra cocina habitual. Realmente, muy muy bueno.

0
Ternera macerada con cúrcuma,galanga, citronella a la plancha con salsa de cilantro y cacahuetes y un toque agridulce estilo vietnamita.

ternera

ternera1

La citronella, además de ser, al parecer, un buen remedio contra los mosquitos, daba un toque de frescor a la ternera servida también troceada y aderezada con la salsa de cilantro, que aromatizaba cada bocado. Una vez más sorprendentes sabores bastante difíciles de describir.

Acompañamiento
Arroz frito con albahaca thai, cebolleta y cilantro.

Bol arroz web

Primer plano arroz

El arroz acompañaba a todos los platos, en lugar del pan que aquí comemos. Frito y servido en dos generosas raciones, uno por persona, con un toque picante justo y muy sabroso. Casi más que un acompañamiento, podría tratarse de un plato más del menú.

Postres (a escoger)
Mango natural

mango

mango1 web

También en losa como alguno de los platos anteriores, el mango estaba en su punto de madurez y originalmente servido preparado para comer directamente, como podéis apreciar en la fotografía. Un final dulce y natural que no necesitaba ningún acompañamiento.

0
Arroz negro con crema de coco y sésamo

Arroz negro web

Arroz negro BN web

Movidos por la curiosidad del arroz negro de postre, había que probarlo. Enseguida la camarera nos aclara que no es un arroz cocinado con tinta, como aquí lo conocemos, sino que se trata de un arroz asiático, de color negro en su forma natural, también conocido como arroz venere, arroz del emperador o arroz prohibido porque su consumo se limitaba a las mesas donde comía esta figura. Es un arroz dulce y posiblemente el postre más exótico que he probado. El sésamo, que tan bien sienta a casi todo y la crema de coco hacían de este postre un manjar. Imprescindible.

Bebida
Una copa de vino (blanco, negro o rosado) o un refresco.

En este caso nos pedimos una botella de vino blanco porque nos pareció que acompañaría mejor la comida. Dado que el menú incluía una copa, nos dieron la opción de igualmente traernosla de tinto si nos apetecía con alguno de los platos, un detalle a tener en cuenta. Escogimos un clásico blanco que no se encuentra en demasiados restaurantes y cada vez que tenemos oportunidad y lo encontramos en carta aprovechamos para pedirlo: Terras Gauda. Un vino recomendado por la propia bodega para acompañar a la cocina asiática, en su punto exacto de temperatura y servido con cubitera para mantenerla. Es un blanco muy recomendable, si no lo habéis probado no dejéis pasar la oportunidad de hacerlo.

Vino Terras Gauda

En general, la experiencia visual, olfativa y gustativa es única. Desde el primer momento que entras en el restaurantes te das cuenta que no es un lugar habitual, la decoración llama la atención, antes de sentarte en la mesa es recomendable visitar el local, que por si mismo ya es toda una atracción. La mezcla de olores a cítricos y especias sin una clara identificación, la comida elaborada con gusto y exótica son una buena opción para salir de la rutina. Es un lugar ideal para una ocasión romántica. Yo fui a mediodía, pero le debo una visita nocturna, debe ser impresionante. Seguramente, la luz tenue de las velas hacen de él un lugar ideal para parejas,  bien sean consolidadas o bien para que alguien acabe de decidirse a dar un paso más. En cualquier caso sirve para cualquier ocasión en que tengáis la necesidad de sorprender a alguien. Ponedlo en vuestra agenda.

Tapeo en Poble Sec

Tapeo en Poble Sec

Ruta tapas Poble sec

Llega el verano, las terrazas y las salidas nocturnas, aunque sea día laborable, así que os traigo una buena alternativa vigente hasta el día 29 de Agosto: la ruta de la tapa y pinchos en el Poble Sec!!!. Todos los jueves, de 19 a 23 h en varios locales del barrio por dos Euros, puedes tomar una caña o un chato de vino acompañado de algo que pueda hacer de colchón en el estómago. Además, El 10 % de la facturación del primer jueves de cada mes se destinará a una ONG.

Una buena opción para esas tardes-noches sofocantes que están a punto de llegar y que sólo aliviaremos con alguna terracita que otra, buen precio y buen ambiente.

En facebook, el enlace que os he puesto, tenéis más detalles de los establecimientos que participan.

Aligué

Aligué

Premiado como el mejor  establecimiento de Catalunya 2012 el restaurante Aligué está en Manresa. Para llegar es un poco complicado ya que las direcciones que salen al buscar en internet no son correctas, incluso en la web del propio restaurante no queda clara. Haciendo una llamada por teléfono al restaurante aclaran que  mejor poner carrer del Segre en el GPS, o bien tener mucho cuidado y tener en cuenta que no es la carretera de Vic, 8, sino que está a las afueras, en el barrio del Guix, así llegareis sin problemas.

El aspecto no es muy alentador: edificio de hormigón, con el nombre pintado en la fachada, puerta de aluminio…parece el típico bar de carretera (de hecho está al lado de la autovía) sólo conocido por transportistas, del que no te esperarías una cocina tan sofisticada. Al entrar encontramos un comedor sencillo, pero nos acompañaron hacia el interior del local donde el aspecto del restaurante cambiaba y pasaba a ser más tranquilo, mesas bien colocadas, con servicios más completos.

Mientras traen la carta y decidimos nos ponen 4 tostaditas con 4 rodajitas de fuet y en un vaso de chupito tomate con aceite. Muy original y cuidado. Cuando ya hemos elegido y para seguir haciendo boca mientras sirven, otro chupito de mousse de huevo, tomate y foie. Exquisito. El servicio de pan incluye varios a elegir:  Chapata, de cereales y blanco. Todos buenísimos que van reponiendo cuando detectan que te has quedado sin ración. Ofrecen un menú degustación, pero optamos por elegir otros platos que nos seducían más y pedir a la carta:

Tres primeros a compartir
 Tarrina de anguila ahumada caramelizada y foie. 

Terrina de anguila ahumada caramelizada y foie

La combinación de foie y anguila, descartándose para el toque dulce de la típica mermelada  que suele acompañar a estos  platos con la caramelización, consigue un sabor suave, haciendo la terrina sólida y exquisita. Un bocado único

Ensalada de pies de cerdo crujientes

Ensalada de pies de cerdo

Compuesta de unas rodajas de patatas con all i oli que casaban a la perfección con los pies de cerdo, adornados con una gota de vinagreta de mostaza, crujientes, como el nombre del plato indica, sin ser grasientos, junto con la frescura de las hojas fue un plato que acertamos en escoger. Muy recomendable.

Pulpo a la brasa con puré de Patata y cansalada

Pulpo a la brasa con puré de patatas y cansalada

El pulpo estaba en su punto, tierno, pero consistente, de intenso sabor acompañado una crema más que un puré de patata que sabía a poco. Es difícil cocinar este cefalópodo y darle el toque exacto, pero en este plato lo consiguieron. Quizá el mejor plato, bajo mi opinión, de todos los escogidos.

Segundos platos
Tallata de buey con Romero

Tallata de buey con romero

Un trozo de carne de medida justa ni excesivo ni escaso, cocinado al punto. Tierna, y aderezada con romero fresco para potenciar el sabor y aroma. Este tipo de platos, por su sencillez en la elaboración son los que nos evidencian cuando el producto es de primera calidad. En este caso, así fue.

Postres
Sombrero de creps con helado de crema catalana y Grand Marnier

Una crep con forma de pamela, donde al hincar la cuchara se encuentra un cremoso helado de crema catalana, bañado todo con licor de Grand Marnier

Bombón de chocolate

Surtido de chocolates de diferentes porcentajes de cacao, con más o menos leche y diferentes texturas.

Los postres sirvieron para poner la guinda al menú, todo acompañado con una botella de Remelluri Rioja.

Os animo a visitar el restaurante, no es barato, pero para una velada especial vale mucho la pena. Perdonad las fotos, tanto la calidad como que no haya de todos los platos, pero fui antes de tener el blog y no quería dejar de compartirlo con vosotros.

Salud y que aproveche!! Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Bubble gastrobar

Bubble gastrobar

Aprovechando el inicio de la semana de temps de flors fuimos a probar alguno de los menús especiales que hacen para esta semana, en los cuales hay siempre algún ingrediente que sea una flor. Escogimos el bubbles gastrobar que no tenía mala prensa.El Menú está formado por una bandeja de tapas variadas, un plato principal a escoger, bebida y postre.

Menú de les flors · Girona Temps de Flors 2013
Tapas por persona
Nachos Soft y polvo de violetas
(tomate confitado, guacamole y soft de queso de cabra)

Nachos soft y polvo de violetas

Estéticamente, lo más vistoso de todo: se lucía la presentación, al ser más original que el resto de platos. De sabor estaba bastante bueno, aunque como algunos sabréis la parte del queso no la probé y la textura era la de una mouse. Bien conseguida.

César de pavo escabechado, brotes tiernos y clavel chino

César de pao escabechado, brotes tiernosen y clavel Chino

Algo parecido a un burrito, correcto, pero nada especial. Para mi gusto, un poco seco, quiza alguna salsa le hubiera sentado bien, hubiera quedado más jugoso.

Crema de guisantes a la menta con butifarra negra y flor de acacia

Crema de guisantes a la menta con butifarra negra y flor de acacia

Bastante buena, pero sabía a poco, era un “chupito” aunque es cierto que este tipo de surtido de tapas ya suele ser así. En este caso, se notaba el aroma y sabor de la menta que le daba un frescor apetecible, junto con la combinación de la butifarra negra, una buena  tapa

Coca de pimientos al carbón

Coca de pimientos al carbon

No dejaba de ser una rebanada de pan con atún y pimientos, aunque éstos no eran demasiado visibles. Lamentablemente se notaba demasiado que estaba preparada, pues ya sabéis que el pan con tomate queda “mojado” si se hace con demasiada antelación. Bueno de sabor, pero hubiera estado más sabrosa con un pan de coca, con menos miga y, por supuesto, hecho al momento, pues no necesita cocción, sino sólo montaje. Una lástima porque es un bocado que siendo tan sencillo permite lucirse mucho si está bien hecho.

Ceviche de langostinos y flor de Malva 

Ceviche de langostino y flor de Malva

Bien, correcto, nada extraordinario. Muy picante, eso sí. Poca cosa que decir de esta tapa. Era ceviche, ni más ni menos, con langostino, tal y como podéis ver.

Croqueta con romesco de avellanas

Croqueta con romesco de Avellanas

No supe exactamente de qué era la croqueta. Mal asunto, no por desconfianza, pero si por la misma razón que con el pimiento: una tapa tan recurrente, que tanto gusta, se le podía haber sacado mucho más. Al principio pensé que era solo una bechamel muy espesa, pero después descubrí que tenía arroz. La salsa romesco de avellanas era tan poca que no puedo opinar de ella, como podéis apreciar en la foto. De acuerdo que no se trata de bañar la croqueta, pero sí de notar el ingrediente si está en el nombre del plato. Comestible, nada más.

Segundo plato a escoger

Los platos principales ganaron bastante, no en cantidad, pero si en calidad y sabor

Estofado de bacalao, setas y espárragos

Estofado de bacalao, setas y esparragos

El bacalao, ese gran manjar, estaba muy bueno, la salsa que lo acompañaba de setas y espárragos combinaba a la perfección. Teniendo en cuenta que el bacalao es tan versátil pero mal cocinado puede ser tan soso, debo reconocer que estaba en su punto, sólido, carnoso y muy sabroso.

Fideuada de calamares con all i oli (este plato no lo escogimos)
Entrecot especiado con “chimichurri” de ajos escalivados

Entrecot especiado con ximixurri de ajos escalivados

El entrecot estaba tierno, bien cocinado y respetando la petición y la salsa que lo acompañaba le daba un buen toque, acompañado de un puré de patata casero. Correcto.

Postre
Crema de chocolate, pétalos de rosa y borracho de naranja.

Crema de chocolate, petalos de rosa y borracho de naranja

Al final de la comida el postre elevó la nota media del menú. Era chocolate blanco y el bizcocho se deshacía en la boca. Muy bueno, dulce, pero no empalagoso, el bizcocho borracho, pero sin llegar al “coma etílico”, por lo que la combinación era exacta.

Pan y Vino

Pan               Vino Nuviana

Acompañado todo un dos panecillos de pan buenos, pan blanco, sin opción de escoger, aunque es cierto que no fue necesario porque la ración era suficiente. Respecto al vino, nos dieron a escoger entre un blanco y el tinto Nuviana de 2011 del Valle del Cinca. No hubo restricción alguna y nos pusieron una botella directamente, sin necesidad de tener que ir pidiendo llenar la copa como en otras ocasiones se ha dado el caso y el vino, sin ser espectacular, estaba bueno. Correcto para el menú y el precio.

En general, salí un poco decepcionada, pero si tenemos en cuenta el precio (25 Euros todo incluído excepto café), las fechas y que se trataba de un menú degustación, no estuvo mal. Había leído muy buenas criticas y puntuación de este restaurante y quiero pensar que la semana de la fiesta de las flores quizá les sobrepasó. Posiblemente en el caso de volver a Girona opte por otros restaurantes que tenía ya elegidos, pero que en esta semana no tenían disponibilidad.

Temps de flors acaba este domingo y si tenéis oportunidad, echadle un vistazo a la web, pues además de los menús y la decoración de la ciudad, que no necesita para estar bonita, también es el festival “A Capela” donde hay varias actuaciones de grupos de este estilo y vale la pena, después de comer, dar un paseo, comprar un helado en rocambolesc y sentarte a ver uno de los conciertos.

Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Rocambolesc

Jordi Roca, el pequeño de los hermanos, es el encargado de endulzarnos la vida, no solo en el Celler de Can Roca , sino también por suerte en esta increibleheladería que podemos encontrar en Girona ciudad rocambolesc. Los helados, de sabores y texturas increíbles pueden aderezarse además con diversos topings a elegir. Una vez lo has probado, es difícil no repetir y, por lo menos tomar otro, aunque si por degustar se tratara, lo ideal sería probarlos todos.

Escogí el helado de manzana al horno: delicioso, en su punto de dulzor, textura exacta…creo que es el mejor helado que he probado nunca. Siempre, este tipo de cosas sabe a poco, así que volví a buscar otro. Esta vez de vainilla: aunque el sabor es más habitual que el del anterior, tenía el resto de las cualidades: roza la perfección, por dar una oportunidad aún a algún helado que no haya probado y sí pudiera ser perfecto…
Además tienen un precio de lo más asequible, no son más caros que en cualquier otra heladería. Si tenéis oportunidad, no os lo perdáis.

Rocambolesc gelateria
calle de Santa Clara 50
17001 Girona
tel +34 972 416 667
info@rocambolesc.com