Tatau Bistro

Tatau Bistro

Teníamos pendiente una escapada gastronómica para visitar Tatau. Hubo un primer intento fallido en Semana Santa, pero no desistimos. Al final aprovechamos un puente largo para visitar Huesca y algo de la Ruta del vino del Somontano, que teníamos pendiente desde una degustación que hicimos de algunos de sus vinos en el Petit Celler de Barcelona.

Esta reseña la vamos a dedicar al que probablemente sea el Estrella Michelín más canalla: Tatau Bistro. Tiene un pequeño comedor con un par de mesas creo, ya que no llegamos a verlo. Pero no fue necesario porque parte de su encanto precisamente es comer en su barra o en sus mesas altas. Abren a la una y cuando pasamos la primera vez para ubicarnos ya había gente esperando y no reservan, solo en contadas ocasiones en su comedor. caravela de Tatau Bistro Baco y Boca
Cuando ya llega el tan ansiado momento, entramos y está a tope. Nos reciben y nos indican que mínimo prevén 20 minutos para que se quede libre algún sitio, pero no hemos ido hasta Huesca para rendirnos a la primera, así que un par de copas de vino y allí nos plantamos a esperar sitio. La previsión es correcta y aproximadamente en el tiempo que nos habían indicado ya podemos sentarnos en unas de sus mesas altas.
pizarra vinos a copas Tatau Bistro Baco y BocaDurante la espera observábamos el ritmo trepidante pero ordenado del servicio. Una muy buena organización del equipo se demuestra en que nadie espera más de la cuenta los platos escogidos. También observamos su pizarra donde podemos ver los vinos a copas que sirven y el buen precio que tienen. ¿Realmente es un Michelin?. Si, pero está en Huesca y se nota que está fuera de una gran ciudad que le condicionaría.
Las copas de vinos que elegimos esperando la mesa fueron una de El Novio Perfecto, Viura y Moscatel a 2 Euros la copa que me pareció exquisito y que no solté durante el resto de la comida, repitiendo un par de copas más. Aunque tiene un sabor dulzón, aguantó perfectamente. El otro elegido fue un D.O. Somontano, un vino joven Idrias a 1,5 Euros la copa al que también fuimos fiel durante la comida.
el novio perfecto Baco y Boca
Idrias Baco y Boca
Toda su carta está basada en platillos y tapas, no hay menú. Está anotada en una de las pizarras que hay detrás de la barra, pero no hay primeros, ni segundos. Si se distingue una sección dulce.
La elección no es fácil, porque, aunque se trata de raciones tamaño degustación que permiten elegir más variedad todo no va a poder ser.
Empezamos con un escabeche de sardinas y caballa.
Escabeche de sardinas y caballa Tatau Bistro Baco y Boca
Escabeche sardinas y caballa Tatau Bistro Baco y Boca
Una delicia, un escabeche finísimo con toques cítricos. Tanto  la sardina como a la caballa es relativamente fácil encontrarlas escabechadas. La diferencia es hacer esta técnica en la medida justa y después darle un toque de sofisticación para que recetas tradicionales sigan estando en el candelero (o era el candelabro? 😱)
Croquetas de tres carnes en Tatau Bistro Baco y Boca
Croquetas de tres carnes Tatau Bistro Baco y Boca
Croqueta de tres carnes. Y una. No es necesario más. Tamaño doble que vuelvo a reivindicar y que parece ser que por lo que he visto últimamente, tiene sus frutos y los restaurantes han vuelto al tamaño normal de la croqueta y en algunos casos la han doblado. Por lo menos, es más proporcionado al precio que muchas veces se paga. En este caso no se decir que tres carnes eran las que estaban en la masa de la croqueta, pero carne había y mucha porque la bechamel era la justa para ligar la masa.
Micuit de Foie Tatau Bistro Baco y Boca
Mucuit de Foie elaboración propia Tatau Bistro Baco y BocaLos que nos seguís sabéis que si está en la carta, el Micuit cae. Y más aún si es de elaboración propia. Cayó, con sus tostadas bien finas, el taco con escamas de sal y algunos cubos de gelatina dulce para mezclar. Pero nada de mermeladas. El micuit no defraudó como prácticamente ninguno lo hace en mi caso, pero este era de matrícula de honor. Limpio y untuoso como pocos.
Cochinillo meloso crujiente Tatau Bistro Baco y Boca
Cochinillo meloso y crujiente Tatau Bistro Baco y Boca
Otra de los platos fue Cochinillo meloso y crujiente. Y era meloso y crujiente. Su piel bien tostada que al morder contrastaba con la carne interior que literalmente se deshacía. Otro manjar más.
Vieira con papada y celeri rave Tatau Bistro Baco y Boca
Continuamos: vieira con papada y Celerí de Rave. Viene servida con jalea de cítricos y tiras de manzana. La papada de base con el Celerí Rave, la raíz del rábano, era una combinación exótica que impresionaba. Platos que solo encuentras en aquellos restaurantes donde los buenos cocineros tienen toda la libertad para dejarse ir.
Pichón de araiz en 2 cocciones de Tatau Bistro Baco y Boca
Pichón de araiz en 2 cocciones Tatau Bistro Baco y Boca
Pichón de Araiz en 2 cocciones: una parte era confitada (el muslo) y otra a la brasa (la pechuga). Seguramente de esta forma se saca mayor partido a cada una de ellas. Acompañaba al pichón un puré y un crujiente de oliva negra. Potente sabor a carne de caza.
Dejar sitio para el postre, frase tan oída últimamente  para nosotros no es esfuerzo, de hecho siempre hay sitio para lo que caiga. Mientras comíamos habíamos visto pasar algunos de ellos y teníamos serias dudas de cuál elegir.
crema catalana en Tatau Bistro Baco y Boca
crema catalana Tatau Bistro Baco y BocaEmpezamos por una crema catalana por aquello de tomarla fuera de casa y “fer pais”. Un postre que Tonino hace en honor al que fue uno de sus maestros: Carles Gaig con quién estuvo 6 años trabajando. Un periodo que le enseñó parte de lo que sabe y que le marcaron, como él mismo dice, “como uno más de sus tatuajes”.  La crema estaba muy bien hecha, bien “cremada” aunque era en espuma y le había dado su toque personal con un fondo de cítricos y toffee.
torrija pasion en Tatau Bistro Baco y Boca
torrija pasion Tatau Bistro Baco y Boca
Pedimos la Torrija por recomendación. Preguntamos al camarero y nos dijo: “yo la probaría”. Somos muy obedientes así que la probamos. Un fondo de crema de maracuyá, la torrija tibia con un pequeño toque de chocolate blanco y una bola de helado de vainilla de Madagascar encima. El crujiente, de quemar algo de azúcar. Si es que ya lo decimos, si estás rodeado de profesionales, déjate llevar. Que buen acierto.
Chocolate sexy en Tatau Bistro Baco y Boca
Chocolate sexy Tatau Bistro Baco y BocaAún queda otro, ya vicio puro, porque no decirlo: algo de chocolate. Bueno, algo no, 8 chocolates: 8 texturas, 8 intensidades y 8 orígenes para acabar de redondear la experiencia.
Hay que ir a Huesca, hay que ir aunque sea solo para ir a comer a Tatau Bistro. Como os contábamos lo teníamos en mente y fue en un segundo intento cuando lo conseguimos y no defraudó lo más mínimo. De hecho, no descartamos ni mucho menos que cualquier día, sin más, nos montemos en el coche y hacer la escapada.
Porque además, comer en Tatau Bistró todo esto con el vino a copas (6 en total) y 2 cafés fonda los 70 Euros, 35 por persona!. Sus platillos están sobre los 6 ó 7 Euros, algunos como el pichón suben más pero por ejemplo cada croqueta son 2 Euros.
 servicio en Tatau Bistro Baco y Boca
Después de la comida charlamos unos minutos con Tonino. Una de las afirmaciones que me quedó grabada de la conversación fue:
 “En Barcelona, esto, sería imposible, no podría mantener estos precios. En Huesca soy único, me lo puedo permitir, y puedo trabajar bien y vivir como quiero”.
Que razón tiene! Id a visitarle, si estáis por la zona, no lo dudéis y si tenéis que ir expresamente os diría que tampoco.
Anuncios

Bodegas Lalanne

Bodegas Lalanne

Hicimos una escapada en un fin de semana largo a Huesca y de vuelta pasamos por Somontano para hacer una “parada técnica”: Visita a bodega y una buena comida. La Bodega que visitamos y que está en la Ruta del Vino Somontano fue Lalanne. Quizá no os suene mucho su nombre o sus vinos, pero Bodega Lalanne es más que centenaria.

lalanne Somontano baco y boca

viñedo bodega lalanne Somontano baco y bocaLalanne es una bodega pequeña y artesanal. No ha construido ninguno de los edificios de grandes arquitectos que pueden verse en la zona de Somontano, sino que es una casa rodeada de sus viñas. Muchas bodegas invirtieron mucho dinero en edificios llamativos, cúbicos y espectaculares que forman parte del paisaje de esta denominación de origen. En su caso conservaron la edificación haciendo justo las reformas necesarias que el progreso iba exigiendo.

detalle Barrica lalanne Somontano baco y boca
Barriles bodega lalanne Somontano baco y boca
En su bodega alberga alguna joya casi de coleccionista. Las añadas más antiguas que conservan son de 1936. Anterior no hay nada dado que las bodegas sirvieron de cuartel en la Guerra Civil y los soldados se lo bebieron todo. Un pequeño privilegio que algunos pudieron disfrutar en aquel trágico momento.
Tienen una sala donde guardan vinos de diferentes añadas y que hace que se surja la gran duda dentro del grupo:
¿El vino con muchos años se puede beber?
Dependerá de la conservación. Si se ha mantenido libre de contaminación de todo aquello que podría estropearlo sí, se puede. Esos vinos mantenidos en esa bodega seguramente conservan todo el poderío adquirido con los años. Durante la visita dan explicaciones claras sobre que vinos guardar, si blancos, si tintos, reservas, por cuanto tiempo, en que condiciones de luz, ruido y movimiento…
Barrica lalanne Somontano baco y boca
cabernet 1970 lalanne Somontano baco y boca
Normalmente son botellas destinadas  a celebraciones o regalos en las que coincide la fecha de la añada con la del año en que se nació, en el que se contrajo matrimonio, o en el que nació un hijo. Eso sí, si se compra para consumirlo es mejor hacerlo al momento. En el momento que lo sacamos de allí corremos riesgos. No vale la pena guardarlo. Guarda la botella, pero bébete el vino.
Como curiosidad, hacen Brut Nature, que en su momento era Champagne hasta que nació la D.O. y al ser fuera de la región francesa, ya no podían llamarlo así. Tampoco puede estar dentro de la D.O. Cava, así que se mantienen como vinos espumosos, sin ningún “apellido”.
Vino blanco y crianza lalanne Somontano baco y boca
Reserva lalanne Somontano baco y boca
Después de la interesante visita, catamos algunos de sus vinos:
Lalanne Chardonnay. Color pajizo que denota su juventud. Un blanco fácil de beber, muy fresco. Ideal para aperitivos y para antes de las comidas
Lalanne Crianza. Un año en barrica. Intenso olor a madera a copa parada. Al agitarlo surgen los aromas típicos de fruta roja.
Lalanne Reserva 2006. Este vino necesita decantarse para degustarlo mejor, unos 20 minutos antes sería lo ideal según nos explican. Un vino para una comida copiosa y sin prisa, de las de largas sobremesas en las que se pueda seguir bebiendo este vino.
Como era de esperar, nos vinimos con algunas botellas de las que os daremos más detalle!
Una interesante visita guiada, amena e interesante que vale la pena un alto en el camino.