Vol Gastronòmic: Showcooking de Toni Vallory

Vol Gastronòmic: Showcooking de Toni Vallory

Desde que nos hicimos eco de la noticia de la creación de Vol gastronómic queríamos ir a visitarlo. Nos llamaba la atención su concepto, suele provocar admiradores y detractores. Queríamos ver hasta que punto una estructura de este tipo estaba integrada en el paisaje o resultaba dañina a la vista y verlo allí, no en fotos. Los Gironins opinan de todo sobre él. Tienen derecho a hacerlo porque son quienes conviven a diario y quienes se han podido sentir más invadidos. Al final, nosotros, vamos un día a esta magnífica ciudad, comemos y nos volvemos a nuestra casa. Partamos de esta premisa para decir que nos pareció menos agresivo de lo que pensábamos: más pequeño y menos llamativo. Supongo que ser de color blanco y tener bastante vidrio lo hace más liviano que lo imaginado. Hay que recordar que es una estructura provisional, totalmente desmontable con el ánimo de ir de ruta por diferentes lugares para promocionar la gastronomía gironina.

vol-gastronomic-bacoybocaDespués de buscar fecha para poder ir a Girona que coincidiera con algún showcooking que hicieran a mediodía y que fuera interesante, escogimos el que ofrecía Toni Vallory de Girona Bons Fogons, un grupo de cocineros restauradores de Girona que promocionan la gastronomía de la zona. Nos cuadró la oferta y la fecha, así que por fin visitamos Vol Gastronómic.

cava-vol-gastronomic-bacoyboca

Aitor y Astrid son las dos personas que aquel día nos recibieron con una copa de cava y una sonrisa mientras que íbamos llegando todos los comensales. Ayuda a romper el hielo para que la gente se vaya conociendo, ya que al ser un espacio reducido parece que sea bueno liberar cierta tensión. Tensión que simplemente puede ser generada por la falta de costumbre que tenemos de compartir mesa con desconocidos, porque no se trata de nada más, ni hay que entablar conversaciones ni hay que hacerse amigos. Solo compartir espacio. Un espacio por cierto luminoso y bien aclimatado que permite disfrutar de unas buenas vistas.

comedor-vol-gastronomic-bacoyboca

El menú degustación estaba confeccionado en su mayoría con productos catalanes y maridado con vinos de l’Empordà. Tenía una previsión de 3 horas de duración. No se puede ir con prisas, se va a disfrutar desde el primer hasta el último momento.

Lo primero y mientras que acabamos la copa de cava y se sirven los platos, unas olivas marinadas. Curiosamente Toni nos explica que las olivas no están consideradas como un producto gastronómico, pero ¿hay algo que se le pueda comparar a la hora de un aperitivo?

aperitivo-olivas-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaLas olivas tenían un toque picante y el vino escogido para empezar con los primeros platos fue un autodenominado “vi simpàtic” (vino simpático), seguramente por su frescura y facilidad. O quizá por su etiqueta. Babalà vi simpàtic de Celler Cooperativa l’Espolla, D.O. Empordà, de Cariñena Blanca y Moscatell de Alejandría.

babala-emporda-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaLlega el primer entrante que Toni había ido preparando: un puré de escalivada con pan de centeno de Can Moner y Anchoas de l’Escala.

Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

anchoa-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaUna tostada de buen pan, un plato clásico donde la diferencia fue presentar la escalivada como puré. No hay mucho que destacar en cuanto a elaboración, es una combinación a la que por aquí estamos muy acostumbrados. Eso sí, los tres ingredientes de primerísima calidad.

Seguimos con un Steak Tartar como no, de Ternera de Girona.

tartar-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

pan-triticum-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaDe aspecto, el típico Steak Tartar con huevo... pero no. No lleva huevo, sino una crema hecha con mango maduro y triturado. Toda natural que le da un buen toque al timbal de carne cruda y compensaba el toque picante que tenía. Acompañando el tartar, las tostadas eran de pan de Triticum, con frutos secos, muy finas y horneadas. Tengo que decir que es una de las pocas veces que he encontrado una ración equilibrada entre el pan y el steak tartar servido!. Bueno, muy bueno.

steak-tartar-mango-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaCambio de vino, aunque sigue siendo blanco: un Collection Blanc de Perelada. Coupage de Chardonnay y Sauvignon Blanc, también D.O. Empordà. Con más cuerpo que el anterior y algo más “serio” en cuanto a imagen.

collection-vino-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaAcompañó un cremoso de patata con pulpo, una parmentier de las mejores que he comido. Recuerdo que al probarla me pareció extraordinaria. Hecha con mantequilla, patata y crema de leche en armoniosa proporción. El pulpo estaba cocinado al vacío, no a la brasa. Estaba en su punto y aderezado con Pimentón de la Vera con su toque ahumado tan característico. Es cierto que no es un producto de la zona, pero como nos dijo Toni, hay que reconocer que era el mejor ¿por qué rechazarlo?. Me parece un buen criterio.

pulpo-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

pulpo-parmentier-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaToni Vallory, mientras que íbamos degustando preparaba con un ritmo trepidante el siguiente plato para no hacernos esperar. Cocinaba en algunos y servía en otros dando primero el último toque. Y al mismo tiempo  nos explicaba como lo hacía. En Vol Gastronómic hay total libertad para levantarse, acercarse a la cocina y aclarar cualquier inquietud que tengas con el cocinero. Algo que quizá en un principio cuesta, pero a medida que se coge confianza y el vino hace su efecto, deja de ser una barrera.

vieiras-plancha-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaEl siguiente plato fue uno de los que más me gustó. Aprovechando las últimas calabazas de la temporada, tomamos una crema de esta baya. Cocinada con su propia piel para utilizarla como papillote, con vieiras y queso, aunque en mi caso no lo pusieron. Una de las primeras cosas que dicen al empezar el menú degustación: aclarar posibles intolerancias, alergias o gustos por si alguien no lo ha notificado al hacer la reserva. Las vieiras las hace a la plancha, pero antes les ha quitado el coral para hacer un puré que añade a la crema, potenciando así el sabor.

crema-calabaza-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

crema-calabaza-vieiras-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaExquisita. Toni Vallory consigue con esta crema, además de una textura perfecta, un sabor extraordinario. Y seguimos con un bacalao, hecho en roner con agua a 55 grados y acompañado de manzana y miel.

manzana-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoybocaToni reconoce que cocinar el bacalao así sacrifica el crujir de su piel, pero se gana en textura. Debemos darle la razón. La cocción queda perfecta.

Aún siendo uno de mis pescados preferidos es un pescado más bien insulso si no fuera por la variedad de recetas que usan diferentes acompañamientos. Quizá esa sosería es la que le permite admitir toda esa versatilidad. Para compensar la textura y darle el toque crujiente, acompañaron el bacalao con unas láminas muy finas de manzana que harán de lecho.

bacalao-manzana-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

bacalao-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

También se le añadió al pescado unos tacos de panceta, frambuesa liofilizada (deshidratada por congelación) y unos piñones. Las láminas del bacalao se abrían casi sin tocarlas, pero, nos pareció que al conjunto le faltaba algo más de potencia. Es posible que algo más de aderezo, o pasar la manzana por la plancha. No se, pero en conjunto fue algo plano de sabor. Como siempre, son opiniones, ya que al resto de comensales les gustó mucho por lo que pudimos escuchar. De lo que no hay duda es del punto de cocción y, una vez más, de la calidad del producto.

clos-de-les-domines-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

Pasamos a un Tinto Reserva, Clos de les Dòmines, del que ya habíamos oído hablar por su fermentación en depósitos de cemento. Y junto a él un plato tradicional de la cocina catalana, el menos innovador, el menos sorprendente, pero quizá el más sabroso: Albóndigas con sepia.

albondigas-sepia-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

sepia-albondigas-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

Sabrosísimas. Un fondo de horas y horas de cocción, no podía ser de otra forma. Sabores como el de estas albóndigas solo se consiguen con paciencia y reposo. Solo allí, en directo se le da el toque de calor que mejora aún más el guiso. Una maravilla.

Solo falta el postre. Ya era lo que tocaba, habíamos comido un par de entrantes y 4 platos con suficiente cantidad. Y el postre también es un tradicional que últimamente parece querer revivir los recuerdos de todos lo que tenemos cierta edad. La base es aceite, sal y chocolate, pero mezclado con Coca de Forner en vez de con pan.

pan-para-aceite-chocolate-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

sirviendo-chocolate-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

pan-aceite-chocolate-Tony-Vallory-vol-gastronomic-bacoyboca

No podía haber un mejor fin de fiesta a este showcooking y menú degustación.

La experiencia nos gustó. El espacio, una cocina a la vista donde el cocinero seleccionado hará la comida que después todos degustarán. Algo diferente que difícilmente se repetirá en cada cita: nunca será el mismo grupo ni el mismo cocinero ni el mismo menú. Aunque se repita el showcooking, el público será diferente y dinamizará la sesión de otra forma. Los productos variaran dependiendo de la época del año, por lo tanto los menús degustación también lo harán. Diferentes Chefs presentarán menús especiales y periódicamente van añadiéndose eventos y degustaciones de productos. La única forma de estar atentos es visitar su web periódicamente y ver su agenda que van actualizando con algunos días de antelación. El precio de los menús de showcooking como este es de 67 Euros todo incluído. Pero hay otras opciones que varían de precio dependiendo del Chef elegido. Entre ellos, algunos con Estrella Michelín como Marc Gascons o Quim Caselles.

La previsión es desmontarlo en Junio para “volar” hacía otra ciudad y seguir con su misión de embajadores de la Gastronomía de Girona. Quizá su próxima parada sea Barcelona. O quizá Londres. Por si acaso, si no queréis perder la oportunidad de degustar una buena comida o cena, hacerlo ya, que Girona no está tan lejos…y además llega Girona Temps de Flors!

Anuncios

Vivid: enoturismo en la Costa Brava

Vivid: enoturismo en la Costa Brava

Empieza el mes de Abril y con él empieza la segunda edición del Festival del Vi Vívid. Todo el mes está repleto de más de cien actividades relacionadas con enoturismo en la Costa Brava, concentradas en las comarcas de L’Alt y el Baix Empordà. Degustaciones, maridajes sensoriales (música y baile), cenas y comidas, vinoterapia, jornadas de puertas abiertas… infinidad de cosas para poder hacer en toda la zona que no nos permitirá aburrirnos.Portada VividEl Club de la Ruta del Vi DO Empordà del Patronat de Turisme Costa Brava Girona de la Diputació de Girona es el organismo que promueve este festival para promocionar el vino y el turismo, combinando las dos cosas de forma que se puede disfrutar de la Costa Brava en una de sus facetas más desconocidas junto a uno de sus productos que gana posiciones poco a poco dentro del mundo del vino.

Algunos ejemplos que demuestran su diversidad son juguem entre vinyes i oliveres, Bicicleta i vi, Music & wine & escamarlà o Les harmonies gastronòmiques de la garnatxa. Una jornada dedicada a los vinos dulces de L’Empordà organizada por el Consell Regulador de la DO Empordà en Figueres o la feria profesional Arrels del vi en Barcelona. Os dejamos el programa, aunque lo ideal es visitar, bueno, mejor estudiar el programa con detenimiento para poder agendar todo aquello que resulte interesante y no perderse nada. Además, hay actividades gratuitas y muchas otras tienen descuentos y promociones, todas las podéis consultar en su web.

desplegable vivid catLa primera edición propuso 55 actividades con más de 3.000 visitantes. Este año se han doblado las ofertas durante todo el mes, esperamos que también se doble, como mínimo, el número de asistentes. Nosotros seleccionaremos lo que no queremos perdernos para poder reservar y asegurarnos así que no nos perdemos nada.

Triple Emporda

Triple Emporda

Hoy os traemos 3 vinos de la DO Empordà. Tres vinos distintos con un denominador común que no es otro que la manera de hacer vino que se está imponiendo en esta DO. Una filosofía basada en un concepto claro y llevado hasta su excelencia: el vino es fruto de la tierra y del clima y la uva es el toque, “la pincelada” que afina su imagen. El suelo, el agua, el sol y el viento son los que conforman al vino y la variedad de uva debe estar al servicio de la expresión del “terroir“.

zenital Sàtirs DO Emporda etiqueta Sàtirs DO Emporda

Satirs 2008, vino tinto de Garnacha, Samsó y Cavernet Sauvignon, elaborado por el Celler Arché Pagés de Capmany (6 €/bot.). Un vino joven de 15º con crianza en depósito metálico. Un vino rojo intenso que hay que oxigenar para apreciar sus aromas de frutas rojas, cerezas. Es un vino ligeramente ácido, con un toque picante. Un vino alegre que marida perfectamente con embutidos y quesos semi curados o con una paella.

Espelt Diví DO Emporda cuello botella Espelt ViDiví DO Emporda

Espelt 2011, tinto de Garnatcha y Merlot, elaborado por Espelt Viticultors de Vilajuiga (7 €/bot.). Con una crianza de 12 meses en botas, podríamos definirlo como un “mar i muntanya”. Es de un color rojo intenso con potentes aromas a frutas rojas maduras y tostados. En boca es voluminoso, goloso y ligeramente ácido, con un tanino muy elegante que da paso a un retrogusto mineral y equilibrado. Ideal para acompañar carnes y pescados grasos.

Puntiapart etiqueta trasera DO Emporda Puntiapart la vinyeta DO Emporda

Puntiapart 2011, tinto de Cavernet Sauvignon y Samsó con 14,5º, elaborado por Celler La Vinyeta en Mollet de Perelada ( 12 €/bot.). Hecho con uvas de viñas viejas, pasa por una crianza de 12 meses en barricas de roble americano, francés y húngaro que le otorgan una gran calidad en boca. Tinto rojo intenso y brillante, sus aromas a cerezas no enmascaran un punto de vainilla. En boca tiene una acidez fresca (“picante”) que baja hacia el fondo de la boca mientras se muestra ampliamente goloso y balsámico con un punto final a cacao. El cavernet y los robles de barrica le conceden unos taninos sumamente elegantes que permanecen en boca.

En fin, tres buenos vinos de una DO que esta dando y dará mucho que hablar

Salud Camaradas ¡¡¡¡¡

 

 

 

 

Enhanced by Zemanta