Fish and Chips: última entrega de Dublín

Fish and Chips: última entrega de Dublín

Os contamos nuestra última experiencia gastronómica de la escapada a Dublín, porque no podíamos saltarnos el Fish&Chips. Aunque su origen parece atribuirse a Inglaterra, está extendido a todas las islas británicas y lo encontramos con facilidad en Australia y Nueva Zelanda. El fish’n’chips, como se le conoce de manera coloquial no puede ser más simple: pescado frito rebozado y patatas fritas. Y ya. Se acabó la receta. Pero quizá su éxito se basa en esta simplicidad, a saber. Se oye, se rumorea, se comenta que se hizo popular en Londres y el Sur de Inglaterra durante el sigo XIX, de hecho en la novela Oliver Twist se hace alguna referencia de las tiendas de freír pescado. Por otro lado, la patata ya estaba “instaurada” desde que llegó del continente americano, pero no se sabe quién ni como ni dónde, unió los dos fritos para esta fast food.

Lo que es innegable es que en cualquier rincón de las islas lo encuentras, empezando por chiringuitos ambulantes callejeros y llegando a restaurantes de alto copete. Aunque seguramente en este último caso tendrá alguna variación innovadora (quizá sea una esferificación o humo de…) no deja de estar basado en lo mismo.

Fachada the kingfisher restaurant dublin

Nos decantamos por The Kingfisher Restaurant. ¿Por qué? pues porque era el último día, habíamos mirado algunas reseñas en internet y porque estaba en la esquina de la calle donde teníamos el hotel y nos iba fantástico para recoger la maleta después de comer, coger el autobús y tirar para el aeropuerto. Se juntaban tres razones basadas en la comodidad, para que nos vamos a engañar. Aunque hay que decir que las opiniones sobre el restaurante que habíamos leído eran bastante correctas y cada vez que habíamos pasado por delante estaba lleno, y de gente local, que siempre es buena señal. También hay que decir que aunque el fish’n’chips apetecía, estábamos ya un poco saturados y aquí teníamos la opción de escoger la forma en que lo cocinan, el tipo de pescado y la guarnición.

El local es típico, con una parte de restaurante, y otra pequeña barra que da directamente a la calle para el Take Away, muy habitual, no olvidemos que no deja de ser fast food. Sirven a cualquier hora del día, tiene cocina ininterrumpida. También hay que decir que está bastante céntrico, casi esquina con O’Connell.

Tienen una carta variada y un plato del día, o mejor dicho, pescado del día. Como íbamos directos al grano, no vacilamos al pedir, sólo escoger un entrante a compartir podía generar alguna duda, pero tampoco fue el caso, escogimos un Garlic Bread (pan de ajo) que era un pan tostado con mantequilla y una salsa muy parecida al alioli.

Pan de ajo

Nos iría fantástico para acompañar el pescado y para abrir el apetito. Estaba bastante bueno y la salsa alioli, una vez más sorprende por lo conseguida que está. Aunque no era igual que la que comimos en Elywine bar con los calamares, ni estaba anunciada como tal nos sigue pareciendo curioso que en Dublín encontremos esta salsa y bien hecha!.

Y nos vamos directos al Fish&chips. Antes os comentábamos que en The Kingfisher puedes escoger el tipo de pescado, pero ya que era una cuestión Typical Typical, elegimos el bacalao.

Bacalao fresco Cold fish and chips en the kingfisher restaurant dublin

Pedazo filete de bacalao, pedazo de rebozado y pedazo de ración de patatas fritas!. El plato era grande, con toda la ración de grasa que debe llevar el frito, pero no más. Nada aceitoso, el rebozado era crujiente y muy bien conseguido y las patatas, aunque congeladas, no eran de mala calidad. Un plato único que te deja lleno, aún siendo de pescado.

Bacalao fresco Cold a la plancha con ensalada en the kingfisher restaurant dublin

Además del pescado, también escoges la forma en que quieras que se cocine. En este caso y para purgar un poco, apetecía algo menos grasiento y calórico para compensar, así que la otra ración de bacalao la escogimos a la plancha y con ensalada. También fue un acierto, no tan saciante como el frito obviamente, pero el filete servido era bueno de tamaño y buscábamos esa ligereza.

Y como siempre, siempre hay hueco para el postre. Para ya despedirnos de la ciudad un cheesecake una vez más fue el señalado.

Cheesecake en the kingfisher restaurant dublin

En esta ocasión, mejor que el de Arthur’s, posiblemente porque no era de fresa, aunque sí estaba adornado con una. Pero tampoco era el New York cheesecake. Si reflexionamos, tampoco es justo decir si son mejores o peores. Es posible que lo que esté mal sea nuestra referencia, el NY Cheesecake, porque ¿quién dice que deba ser ese el mejor?. Tened en cuenta que ese es nuestro punto de partida, que no es más que eso, un elemento de la tabla de comparación 😉 . Para el otro postre nos dejamos aconsejar, que siempre es una de las mejores cosas que se pueden hacer, y la camarera al ver que no teníamos claro que otro postre pedir, nos dijo, con un guiño, que probáramos el brownie.

Brownie con helado en the kingfisher restaurant dublin

Una porción más que generosa de un brownie suave y esponjoso con una buena bola de helado de vainilla. El pastel estaba tibio, no caliente, pero si ese toque de calor que cambia la textura del chocolate sin llegar a deshacerlo. Hicimos bien en seguir el consejo del personal del restaurante, dicho sea de paso, amabilísimo.

El precio, pues rondando los 47 Euros todo: los platos de pescado, rondando los 14 Euros cada uno y los postres los 5, más las bebidas. Y con esto, y con muchos recuerdos más, volvimos a casa.

Justo hoy empieza Semana Santa, quizá alguno de vosotros tenga vacaciones y haga una escapada a esta ciudad aprovechando estos días. Si es así, tenéis tres sugerencias diferentes para comer Ely wine Bar: más sofisticada y menos típica, muy aconsejable, Arthur’s: ¿Cómo no visitar un pub típico Irlandes?,  y la comida imprescindible si visitas las islas británicas: este Fish and Chips! Si acabáis en alguno de ellos, no dejéis de contadnoslo!.

Anuncios

Arthur’s

Arthur’s

Seguimos con nuestra escapada a Dublin. Hoy os vamos a contar que tambien se puede comer de forma más informal. Hoy os hablaremos del “lunch” en el Pub Arthur’s.

fachada exterior arthurs pub dublin irlanda

En Irlanda es muy normal y típico comer en un pub, y no es extraño dada la enorme oferta que tienen a la hora de poder elegir entre la infinidad de locales de estas características que puedes encontrar en cualquier esquina y cuando digo esquina lo hago de forma literal, porque un autentico Pub solo puede estar ubicado donde se juntan las dos calles, cualquier otra ubicación desligitima su pedigrí. En los Pubs ofrecen platos de todo tipo, desde ensaladas hasta guisos, pasando por carnes a la parrilla, hamburguesas y surtidos de fiambres. Suelen ser platos suculentos, bien cocinados y rápidos en el servicio. Es otro concepto. No penséis tanto en un Pub como en un bar de copas, como aquí los tenemos concebidos, donde ir a tomar cervezas. Son locales con un ambiente diferente y característico de la cultura anglosajona. Allí están abiertos desde la mañana y casi todos te ofrecen de todo a cualquier hora del día.

panoramica interior arthurs pub dublin irlanda

Como ya os explicamos en la entrada de Ely wine Barhabíamos pedido consejo sobre qué y dónde comer, pero por otra parte y debido a nuestra itinerancia compulsiva, una de las opciones válidas era improvisar sobre la marcha y eso fue lo que hicimos. Habíamos estado toda la mañana visitando la fábrica de cerveza  Guinness, emblema de Irlanda y visita obligada, of course,  y al salir de ella uno de los primeros pubs que vimos fue el Arthur’s. Está en el número 28 de Thomas Street, en pleno meollo de la ruta turística por excelencia al estar al lado de la Guinness Storehouse, algo que en un principio podría echarte para atrás, pero la verdad es que se veía un sitio bastante “auténtico” y los platos que ofrecía eran típicos. ¿Por qué no? al fin y al cabo, ¡éramos turistas!.

Interior Arthurs pub

No encontramos manteles ni servicios completos en las mesas. Se trataba de un local amplio, con mesas y taburetes altos, bastante juntos, una barra de madera con los tiradores de cervezas y la típica decoración de un Pub Irlandes, madera con madera. Para la hora que era, cerca de las tres de la tarde había gente. Eso sí, conviviendo los que íbamos a comer, los que tomaban un café y los que bebían cerveza. No les sorprendió que pidiéramos la carta, de hecho, uno de sus reclamos es que tienen la cocina abierta a cualquier hora. Ya que el día se iba definiendo como el típico “guiri”, fuimos consecuentes y nos pedimos un par de platos “irish”.

PP Arthurs burguer 100% pure irish beef dublin irlanda

Empezamos con la Arthur’s burguer 100% pure irish beef: Hamburguesa Arthur’s 100% ternera Irlandesa. Una hamburguesa casera, de carne melosa con queso, tomate y lechuga. Tenía un tamaño importante y como veis en la foto, era bastante gruesa, pero estaba perfectamente cocinada. Buenísima.

Patatas guarnicion homemade frieds Arthurs burguer 100% pure irish beef dublin irlanda

La hamburguesa venía servida en una bandeja acompañada de una buena ración de patatas fritas bastante grandes y caseras que hacían un plato completísimo que saciaba de sobra el hambre que ya teníamos por la hora y por la cerveza que habíamos ido catando en la visita.

La elección del otro plato fue curiosa: lo vimos en la mesa de al lado y le preguntamos a la camarera qué era porque tenía una pinta…y dimos en el clavo: Beef & Guinness Casserole.

beef and guinness casserola arthurs pub dublin irlanda

Un guiso de ternera y cerveza guinness: ternera troceada, verdura, cebolla y champiñones, todo cocinado en un caldo hecho con la cerveza y servido con puré de patata y un bollo de hojaldre. Que bien nos sentó: estaba exquisito y además caliente. Podías escoger entre una ración pequeña o grande. Esta es la pequeña, menos mal!

Cucharada de Beef and Guinnes Casserole Arthurs Dublin

Un plato que vimos en casi todos los pubs. Solo lo probamos aquí y os podemos asegurar que estaba delicioso. Se notaban las horas de cocción, porque debía tenerlas dada la ternura de la carne y la concentración del caldo. El bollo de hojaldre, que poco a poco se iba empapando del jugo del plato componía el duo ideal.

PP bollo hojaldre Pastry Lid beef and guinness casserola arthurs pub dublin irlanda

Nos pedimos un postre a compartir, por aquello de la guinda final y acabar con el punto dulce. Escogimos una cheesecake, que aunque sabéis que el 50 % de Baco y Boca no come queso, en los postres se hace la excepción, siempre que sea muy suave. Además, este era de fresa, o sea que aún se notaba menos.

pp cheesecake fresa arthurs pub dublin irlanda

Nos sirvió para redondear la comida, aunque tampoco lo destacaría como algo especial. Así como los platos principales fueron contundentes, bien cocinados y muy muy muy recomendables, el cheesecake estaba bien, pero no fue algo a destacar. Incluso por textura parecía más una mousse que no la tarta de queso a la que estamos acostumbrados, que es más sólida.

Una experiencia muy satisfactoria que os aconsejamos pongáis en práctica si vais por allí. Sólo comimos en este pub, pero por lo que vimos en otros, casi seguro que escojáis el que escojáis, acertaréis.

cartel guinness interior arthurs pub dublin irlanda

Enhanced by Zemanta

Ely wine Bar

Ely wine Bar

Si tambien nos seguís en instagram o en twitter, ya os habréis dado cuenta que hemos hecho una escapada a Dublín. Antes de ir buscamos recomendaciones para comer por allí, ya sabéis, por aquello de que alguien ha ido, ha hecho el gran descubrimiento y nos da una idea.  Más que nada, por tener una cierta garantía, aunque también es cierto que ir a la aventura tiene su atractivo y su riesgo.

Nos llegó más de una: Eva Ballarín nos recomendó improvisar y comer en la calle. Oriol Gamarra nos dijo que no nos perdiéramos Pitt Bros BBQ , tanto por la comida, como por el local, y de la mano de Silvia de Amigastronomicas nos llegó el consejo del guisante verde project recomendandonos que no nos perdiéramos Ely Wine Bar. Así que como a todos ellos los tenemos en buen criterio, improvisamos en la calle, como nos dijo Eva y entre Elywines y Pitt Bros decidimos hacer la elección dependiendo de que nos caía más cerca donde nos pillara el hambre. Y fue Ely Wine Bar el elegido.

Ely Wine BarMesa servicio restaurante Ely Wines Dublin Irlanda

Ely Wine Bar se encuentra en la zona del parque de St Stephen, cerca de donde están la mayoría de los museos de Dublin. Una especie de banderola con su anagrama es lo que te indica que allí hay un restaurante. El hecho de ser poco visible y alejado de grandes rótulos y vidrieras, que no necesariamente es mala señal, nos gustó. Nos daba confianza el hecho de que seguramente, si no lo buscas, pasaría totalmente desapercibido. 

Interior Ely Wine Bar

Interior restaurante Ely Wines Dublin Irlanda

premios Best Ely wine bar

La fachada es típica de una casa dublinesa. Al entrar te encuentras un recibidor y una serie de puertas, una de las cuales te da acceso al restaurante. Vemos un pequeño comedor, en ese momento vacío, quizá reservado para ocasiones especiales, y unas escaleras que te llevan a un sótano donde encontramos un local decorado con gusto, buena música ambiental, y mesas de diferentes alturas que le dan un toque informal. Quizá antes fuera una bodega.

Con un servicio amabilísimo, nos entregan la carta del restaurante y la de vinos, completísima. El camarero nos explica que siempre tienen el plato del día, el “Special” que fue lo que escogimos para comer, junto a un entrante para compartir para no perder la costumbre de hacer un poco de “aperitivo“, por decirlo así. En este caso había dos opciones, unas croquetas y unos calamares, por los que nos decantamos un poco temerosos puesto que ya sabemos que los fritos no son una especialidad anglosajona (excepto el fish and chips, claro está)

Crisp calamari rings & squid ink alioli 

Crisp calamari rings & squid ink alioli calamares crujientes con alioli de su tinta en Elywine restaurante dublin irlanda

Detalle alioli y Crisp calamari rings & squid ink alioli calamares crujientes con alioli de su tinta en Elywine restaurante dublin irlanda

Nuestro temor también se debía al nombre del plato, cuya traducción sería más o menos Anillas de calamar crujiente con alioli de su tinta. ¡Alioli de su tinta en Dublin!. Los calamares a la romana o a la andaluza como aquí les llamamos los hemos encontrado en muchos sitios, no sorprenden, pero lo del alioli tenéis que reconocer que no es habitual fuera de aquí. Pues tanto los calamares, como la fritura y el alioli no tienen nada que envidiarle a los que por aquí hemos comido. Es más, en muchos casos la envidia debería venir de los nuestros. Realmente buenísimos, tanto el producto como la forma de hacerlos. Crujientes, nada aceitosos y un alioli gris y suave que estaba en su punto.

Si queréis sorprender en vuestra proxima receta, os recomendamos incluir la tinta del calamar en la elaboracion del All i Oli. Os garantizamos un sabor nuevo y especial y muchas caras de sorpresa cuando expliquéis a que se debe ese color que en primera instancia genera desconfianza en los comensales pero que una vez dada la explicación y probado el sabor, torna el espanto en agradecimiento.

Special: 28 day dry aged organic Burren beef fillet

Special en Elywine restaurante dublin irlanda Filete de buey de macerado 28 dias ecologico con huevo ecologico

En una pizarra se especificaba el plato especial del día, que el camarero (un croata de Trieste, “la mar de salao”) nos explicó esforzándose por hacerse entender: Filete de buey de Burren envejecido en seco 28 días. Hablamos de un animal del Parque Nacional de Burren, en Irlanda, cuya carne se ha envejecido en seco durante 28 días, una técnica que consiste en colgar la carne en un refrigerador a una temperatura determinada que provoca que se ablande de forma natural y pierda parte de la humedad.

Filete de Buey de Burren envejecido en seco 28 días

Prespectiva2 del Special en Elywine restaurante dublin irlanda Filete de buey de macerado 28 dias ecologico con huevo ecologico

Una carne ecológica que iba acompañada de un huevo, también ecológico, patatas fritas y un poco de ensalada. Aún con la barrera de una lengua extraña que siempre provoca que sea menos fluído conversar y entenderse, el filete llegó en el punto justo que habíamos pedido : “medium”. ¡La carne se deshacía en la boca y era buey!. Además con un sabor potente, nada desagradable, seguramente consecuencia de la técnica del envejecimiento en seco. Que maravilla. Lo tienen en carta, a un precio diferente que si es plato del día.

Patatas fritas caseras

Patatas del Special en Elywine restaurante dublin irlanda Filete de buey de macerado 28 dias ecologico con huevo ecologicoPero es que la guarnición del filete no tenía nada que envidiarle. Tanto el huevo como la ensalada y en especial las patatas fritas estaban exquisitas. Hacía muchísimo tiempo que no comíamos patatas tan sabrosas y buenas como estas. De 10. Y cuando decimos mucho tiempo, es mucho, de hecho personalmente me remití a mi infancia. Increíbles, que alegría de reencuentro.

No tomamos postre, pero si café. Quizá penséis que es absurdo hacer mención, pero es que hasta en eso destacaríamos este restaurante.

Café espresso

cafeCon azúcar moreno, un tiro de café, de esos que son un trago intenso que te dura en la boca toda la tarde.

Acompañamos esta comida con un Malbec: Altavista. No pudimos hacer mejor elección. Un matrimonio perfecto del que os hablaremos en la bodega

Altavista Premium Malbec 2012

Interior restaurante Alta vista Premium Malbec en Ely Wines Dublin Irlanda

Una sugerencia de la que estamos agradecidísmos. Nunca hubiéramos llegado a este restaurante si no hubiera sido así. Un sitio elegante, seguramente de lo mejor que hay en Dublin, aunque si tenemos en cuenta que vamos de paso, siempre será una afirmación atrevida. Vimos muchos sitios con muy buena pinta, pero en 4 días no da tiempo a más. La visita a Ely Wine Bar será uno de los mejores recuerdos que conservaremos de esta escapada. Si algún día alguien nos pide opinión no dudaremos en decirles que lo visiten.

copa vino blanco y negro en Elywine restaurante dublin irlanda Filete de buey de macerado 28 dias ecologico con huevo ecologico

El precio no fue bajo, hablamos de Dublin, de Irlanda: El total de la cuenta fueron unos 83 Euros. Tened en cuenta que 30 fueron de la Botella de vino y los productos eran de una calidad tremenda. Los volveríamos a pagar con los ojos cerrados!

Enhanced by Zemanta