#catandosomontano 2016

#catandosomontano 2016

Este año pasado disfrutamos de un fin de semana de #catandosomontano que nos dejó un buen recuerdo. Una iniciativa que nació hace algunos años cuando la Denominación de Origen Somontano quiso promocionar  las 4.200 hectáreas y 31 bodegas que forman esta zona. Catas, maridajes o talleres son las herramientas utilizadas para darse a conocer y acercarse al público.

Estas actividades no se centran en su geografía, sino que viajan a otras poblaciones de Barcelona, Lleida, Madrid, Zaragoza, Cantabria… 47 en total hasta ahora y también exponen en diferentes ferias del sector del turismo. Enseñarnos sus paisajes copa de vino en mano, su gastronomía, sus 15 variedades de uvas con las que elaboran blancos, rosados y tintos que se quedan en un 72 % en el mercado nacional, es la finalidad de esta promoción de la Denominación de Origen Somontano. La Ruta del Vino Somontano también impulsada por la misma D.O. apoya estas acciones con la alianza de restauradores, bodegas y alojamientos cuyo sello identificativo es ofrecer a los visitantes de la zona sus productos típicos. Visitantes que abarcan al sector profesional contando con la presencia de sumilleres, escuelas, club enológicos, periodistas, prescriptores, ferias o colectivos que muestren interés, vinotecas etc. así com a los particulares que se acerquen a la zona.

 CATANDO SOMONTANO Dossier campaña 2016

 

Este año 2016 las actividades ya han comenzado con su presencia en FITUR y continuarán durante los próximos meses hasta llegar al Festival del vino Somontano 2016 que se celebrará del 4 al 7 de Agosto en Barbastro. Después, un parón para retomar fuerzas y vuelta a la carga hasta finales de año. En Noviembre, para celebrar el Día Europeo del Enoturismo, se organizará una edición especial de Catando Somontano, que es a la que nosotros asistimos en 2015 para disfrutar de actividades especiales donde las bodegas y los restaurantes preparan menús especiales para estos días.

Si tenéis oportunidad de viajar a la zona coincidiendo con el Festival de la Ruta del Vino Somontano o con Catando Somontano aprovechadla. Es una buena oportunidad para descubrir los tesoros que por allí se guardan. No lo olvidéis!

Anuncios

La Bodega del Vero

La Bodega del Vero

Cuando fuimos a Barbastro, a #catandosomontano aprovechamos la visita para visitar uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad: La Bodega del Vero. Es un colmado de Ultramarinos de toda la vida. Uno de aquellos “queviures” de pueblo donde antes podrías encontrar media docena de huevos al lado de una brocha para pintar la casa y debajo de una pastilla de jabón lagarto.

Bien quizá esté exagerando en colocar cada cosa, la intención es recordar aquellas tiendas que eran únicas y que servían para abastecer de todo a los que vivían alejados de las grandes ciudades. Guarda su encanto, algún objeto que ayuda a no olvidarse de su historia y algún otro a no olvidarse de su origen. La bodega del Vero era una fábrica de chocolate y el pequeño molino que ahora hay en su comedor así lo indica.

la Bodega de Vero Catando Somontano Baco y BocaTodos estos cachivaches decoran lo que ahora es una tienda de productos frescos del territorio, de productos gourmets, de embutidos, quesos y foies en su entrada a pie de calle. Podríamos quedarnos ahí, ya vale la pena que nos os saltéis la visita si vais a Barbastro. Pero al final de la tienda, casi escondida hay una escalera que nos lleva al restaurante.

En el sótano, donde antes se molía el haba de cacao o se secaban los manojos de plátanos; lleno de arcos, luz de velas, botellas de vinos llenas de polvo, vajilla típica de la campiña inglesa y una chimenea está el restaurante de la Bodega del Vero donde se va a desconectar.
Vajilla Bodega de Vero Catando Somontano Baco y Boca
Nada de cobertura, ni wifi y ni casi luz para hacer las fotos. No hay carta, te la dicen al momento ya que los platos dependerán de lo que tengan en su tienda. Como fijo nos explican que siempre se puede tomar una tabla de quesos, patés o embutidos y alguna ensalada. De segundo otro fijo es el chuletón de mal llamado buey. Es vaca vieja, nada despreciable por otro lado.
Ensalada de Tomate Rosa Barbastro la Bodega de Vero Catando Somontano Baco y Boca
Así que nos decidimos por una ensalada verde bien colmada de tomate rosa de barbastro, bueno, carnoso y sabroso. Además, algo de lechuga, espárrago de Navarra y unas buenas lascas de ventresca de atún. Una ensalada generosa más que suficiente para los dos. De hecho si hubiera habido dos más, también hubieran comido.
Chuleton la Bodega de Vero Catando Somontano Baco y Boca
De segundo escogemos el chuletón, también para compartir. Marcado en la cocina y servido en losa para que se acabe de hacer a gusto de cada uno. Buena carne y también suficiente ración!
De postre fruta fresca… Y founde de chocolate. De perdidos al Rio! No tenemos fotografías decentes, así que tendréis que poner imaginación. La fruta venía cortada en un plato: plátano, kiwi, Naranja… y a mojar en el chocolate deshecho.
Sers primer fuerza 22 Bodega de Vero Catando Somontano Baco y Boca
Comimos por 80 euros con una botella de vino de la tierra Sers Syrah de DO Somontano, café y petit fours!. Una buena experiencia y un buen lugar en el que estuvimos más de un par de horas relajados, disfrutando de las paredes y las botellas de vinos empolvadas y de los buenos productos de la tierra.
Eso sí, tened claro, muy claro de que es un sitio para ir sin ninguna prisa. Si vais justos de tiempo, os desesperareis!

Catando Somontano

Catando Somontano

Fuimos a Somontano una vez más. No será la última después de lo que disfrutamos cada vez que visitamos la zona. Esta vez el fin de semana ha coincidido con alguna de las actividades que se han celebrado dentro del evento #catandosomontano.

Es la segunda edición de este programa organizado por la Ruta del Vino Somontano, celebrado alrededor del Día Europeo del Enoturismo que fue el 8 de Noviembre. Para ellos, ha sido la excusa perfecta para organizar diferentes maridajes en los que 13 bodegas y 14 restaurantes, además de la sala de Catas de la D.O. Somontano unían sus fuerzas en formatos más o menos formales promocionando así los vinos y la gastronomía de la zona que han podido saborear de primera mano más de 450 personas.

maridaje Monte Odina catando somontano baco y boca

Al coincidir con el evento, disfrutamos de uno de estos maridajes en el Restaurante el Portillo. Lleno hasta la bandera, más de 80 personas respondieron a la convocatoria de esta cena maridaje en la que por 10 Euros se disfrutaba de 4 tapas (bueno, más bien 4 platos) creados para la ocasión por Raúl Chef del Gran Hotel Ciudad de Barbastro, al que pertenece el restaurante que se maridaban con vinos de la Bodega Monte Odina. Una bodega ubicada en Ilche, pequeña, con 33 Hectáreas que incorpora un libro en su logo por la vinculación directa que Ramón J. Sender tuvo con la familia.

Monte Odina catando somontano baco y boca

mini tortilla de bacalao maridaje Monte Odina catando somontano baco y boca

Empezamos con una mini tortilla de bacalao con pimientos que es maridada con su Gewürztraminer 2015. Un plato típico de las barras de los bares del País vasco y una uva bien adoptada por la zona, donde se integró a la perfección desde un primer momento. Un blanco brillante, transparente con tonos verdosos. Aunque podríamos esperar un vino dulce no lo es.

rosado maridaje Monte Odina catando somontano baco y boca

mini bocadillo maridaje Monte Odina catando somontano baco y bocaPara maridar el Mini bocadillo de pan de cereales con asado de lomo, ensalada y crujiente de bacon escogieron el Rosado Monte Odina. Y escogieron bien, ya que su rosado es con cuerpo, de Cabernet Sauvignon muy aromático. Con 12,5 grados en embotellado hacía solo 48 horas, promete mucho.

empanada de cordero maridaje Monte Odina catando somontano baco y boca

tinto joven maridaje Monte Odina catando somontano baco y bocaPasamos a los tintos. Primero el joven Cabernet Sauvignon y Merlot de 2014. En nariz, recuerdos a avellana y algo astringente pero idóneo para la empanada de cordero con huevo duro, ciruelas y verduras que acompañaba.

civet de corzo maridaje Monte Odina catando somontano baco y boca

Garnacha Monte Odina catando somontano baco y boca

La cata, como los platos, van in crescendo. Llegamos al final con un Garnacha extraordinario, ganador de la Medalla de Oro Cinve de Valladolid. Nos impresionó, y os hablaremos de él con más detalle, ya que nos vinimos “equipados”. No podíamos dejarlo allí. El plato, un Civet de corzo con setas de temporada, previamente marinado en vino tinto para reblandecer la carne.

Fue lo primero que hicimos al llegar a Barbastro y no pudo haber mejor forma de empezar el fin de semana. Sin duda, una tierra acogedora, de buenos vinos y buena cocina que, poco a poco, vamos conociendo.

 

Trasiego

Trasiego

Seguimos con la escapada que hace días os contábamos, durante la que visitamos Tatau Bistro. De vuelta de la zona donde estábamos, pasamos por Barbastro, donde hicimos parada para conocer las Bodegas Lalanne y comer. Teníamos el sitio escogido: Trasiego, que nos lo habían recomendado desde la Ruta del Vino del Somontano, de la que forma parte.

Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca

Llamamos pero demasiado tarde: lo tenían todo completo, aunque nos dan la opción de comer en la barra y nos pareció bien. Luego teníamos que continuar con el viaje y hacerlo así nos podría ayudar a que la comida fuera menos copiosa y nos costara menos volver al coche. Su oferta, igual que en Tatau, se basa en tapas y platos y una buena carta de vinos a copas, todos de la zona, de Somontano.

Natalia es quién está en la sala y nos ofrece la carta, aunque en una pizarra sugieren platos especiales que tienen ese día. Así que nos ponemos en sus manos: algunas de las tapas más clásicas y otras menos, algún toque de sofisticación y aprovechar para tomar el producto de la zona es lo que nos ayuda a decidirnos. Al hacer la comanda, Natalia nos dice que como vamos de hambre y nos aconseja pedir algo menos de lo que en un principio le habíamos relatado. Una práctica que debería ser más habitual entre el servicio de sala. Encuentro que es de gran profesionalidad evitar, por un lado que se tire comida o por otro que acabes muy muy harto, tanto que distorsione lo que sería una buena experiencia.

alquezar Trasiego Ruta Somontano Baco y BocaPrimero empezamos con un rosado Alquézar que conocíamos por haberlo probado en la cata que se hizo en Barcelona organizada precisamente por Ruta del Vino de Somontano y que nos resulta apropiado para los entrantes: patatas bravas y croqueta de ibérico.

patatas bravas Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
bravas Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
Las Patatas bravas, en este caso media ración rectificada por Natalia. Eran cortadas a cuartos, con piel y salsa que llevaba pimentón picante. Probablemente tenían un toque de fritura después de haber sido cocidas, pero no eran fritas, o sea, no eran crujientes. Pero no por eso menos buenas. Estaban bien hechas.
croqueta jamon Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
croqueta Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
La croqueta era de buen jamón y de doble tamaño, con un apreciable sabor a ibérico aunque el jamón estaba muy bien picado. Fritura al punto. Correcta.
Seguimos con unas alcachofas fritas con foie fresco a la plancha.
alcachofas con foie Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
foie con alcachofas Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
Una buena combinación. La fritura de la alcachofa muy bien hecha y el foie era bastante grueso pero estaba bien hecho. Trocearlo y mezclarlo con la verdura es la forma ideal de comerlo. Que las alcachofas no fueran cortadas finas era una buena idea para que el foie no acaparara todo el sabor. Como siempre, estos platos, solo aptos para los incondicionales del hígado.
Cambio de tercio para irnos a media ración de Tartar de Atún con helado de wasabi.
tartar atun Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
tartar de atun Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
En un principio habíamos pedido una ración entera, pero esta fue otra de las modificaciones que nos sugirieron reducir al traernos las alcachofas, por lo tanto lo que veis es media. El atún de primera calidad y el helado de wasabi era curioso. Un tartar muy sabroso. Picante, pero no en exceso, aunque el picor venía dado por algún otro secreto de la cocina que no nos desvelaron más que por la raíz nipona.
Cuando vimos los Perrochicos o perrechicos, perretxicos y alguna denominación más, no dudamos en que caerían…
perrochicos de Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
perrotxicos Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
Teníamos que aprovechar que tenían estas setas primaverales que se servían con espuma de mayonesa. Muy suave bien emulsionada para ser solo un acompañamiento. Al mezclarla perdía aire y quedaba como una salsa muy líquida.
Ya el último plato, además de postres, pero el más contundente: Solomillo de Boltaña.
solomillo de boltaña Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
solomillo Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
Boltaña es un pueblo al norte de la provincia de Huesca en el que destacan sus carnes de ternera del  Valle de Broto y “Pirinera“. Realmente, el solomillo que nos tomamos era grande y muy jugoso y de muy buena calidad. Muy aconsejable si sois carnívoros.
Pasamos ya a los postres.
torrija de Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
torrija Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
De hecho tomamos uno para los dos. La comida debía ser ligera, pero aunque no fue todo lo copiosa que podía haber sido, estábamos muy satisfechos. Escogimos una torrija, que parece ser un postre bastante habitual por la zona. La sirvieron caramelizada y acompañada de helado de nata, toffee y nueces. Otra versión del clásico nada despreciable. No se si me quedaría con esta o la de Tatau Bistro!!!
No recuerdo exactamente en que momento fue, pero cambiamos el vino rosado por un par de copas de un tinto.
vino caramelos Trasiego Ruta Somontano Baco y Boca
El Vino Caramelos lo escogimos por ser Garnacha y tomamos un par de copas. Buen vino!.
La parada técnica valió mucho la pena. Una comida que nos obligó a estirar algo las piernas y no ir directamente al coche, aprovechando para callejear por Barbastro. Le debemos otra visita con calma, poder ver alguna bodega más y disfrutar algo más de su gastronomía. Mientras no volvemos, el recuerdo de Trasiego sigue presente y no sería extraño que volviéramos cuando hagamos la segunda escapada.

Bodegas Lalanne

Bodegas Lalanne

Hicimos una escapada en un fin de semana largo a Huesca y de vuelta pasamos por Somontano para hacer una “parada técnica”: Visita a bodega y una buena comida. La Bodega que visitamos y que está en la Ruta del Vino Somontano fue Lalanne. Quizá no os suene mucho su nombre o sus vinos, pero Bodega Lalanne es más que centenaria.

lalanne Somontano baco y boca

viñedo bodega lalanne Somontano baco y bocaLalanne es una bodega pequeña y artesanal. No ha construido ninguno de los edificios de grandes arquitectos que pueden verse en la zona de Somontano, sino que es una casa rodeada de sus viñas. Muchas bodegas invirtieron mucho dinero en edificios llamativos, cúbicos y espectaculares que forman parte del paisaje de esta denominación de origen. En su caso conservaron la edificación haciendo justo las reformas necesarias que el progreso iba exigiendo.

detalle Barrica lalanne Somontano baco y boca
Barriles bodega lalanne Somontano baco y boca
En su bodega alberga alguna joya casi de coleccionista. Las añadas más antiguas que conservan son de 1936. Anterior no hay nada dado que las bodegas sirvieron de cuartel en la Guerra Civil y los soldados se lo bebieron todo. Un pequeño privilegio que algunos pudieron disfrutar en aquel trágico momento.
Tienen una sala donde guardan vinos de diferentes añadas y que hace que se surja la gran duda dentro del grupo:
¿El vino con muchos años se puede beber?
Dependerá de la conservación. Si se ha mantenido libre de contaminación de todo aquello que podría estropearlo sí, se puede. Esos vinos mantenidos en esa bodega seguramente conservan todo el poderío adquirido con los años. Durante la visita dan explicaciones claras sobre que vinos guardar, si blancos, si tintos, reservas, por cuanto tiempo, en que condiciones de luz, ruido y movimiento…
Barrica lalanne Somontano baco y boca
cabernet 1970 lalanne Somontano baco y boca
Normalmente son botellas destinadas  a celebraciones o regalos en las que coincide la fecha de la añada con la del año en que se nació, en el que se contrajo matrimonio, o en el que nació un hijo. Eso sí, si se compra para consumirlo es mejor hacerlo al momento. En el momento que lo sacamos de allí corremos riesgos. No vale la pena guardarlo. Guarda la botella, pero bébete el vino.
Como curiosidad, hacen Brut Nature, que en su momento era Champagne hasta que nació la D.O. y al ser fuera de la región francesa, ya no podían llamarlo así. Tampoco puede estar dentro de la D.O. Cava, así que se mantienen como vinos espumosos, sin ningún “apellido”.
Vino blanco y crianza lalanne Somontano baco y boca
Reserva lalanne Somontano baco y boca
Después de la interesante visita, catamos algunos de sus vinos:
Lalanne Chardonnay. Color pajizo que denota su juventud. Un blanco fácil de beber, muy fresco. Ideal para aperitivos y para antes de las comidas
Lalanne Crianza. Un año en barrica. Intenso olor a madera a copa parada. Al agitarlo surgen los aromas típicos de fruta roja.
Lalanne Reserva 2006. Este vino necesita decantarse para degustarlo mejor, unos 20 minutos antes sería lo ideal según nos explican. Un vino para una comida copiosa y sin prisa, de las de largas sobremesas en las que se pueda seguir bebiendo este vino.
Como era de esperar, nos vinimos con algunas botellas de las que os daremos más detalle!
Una interesante visita guiada, amena e interesante que vale la pena un alto en el camino.