Restaurante Maritim

Restaurante Maritim

Llega el verano, huele a mar y las terrazas toman todo el protagonismo. Hoy os hablamos de un restaurante clásico, en el puerto de Barcelona: MarítimFrente al Maremagnum y al lado del Reial Club Marítim de Barcelona está este restaurante que en 2012 sufrió una reforma, cambió de dueño y pasó a formar parte de AN Group.

La terraza de restaurant Maritim Barcelona

Christian, el director nos explica que después de pasar 7 años en Inglaterra, vuelve a Barcelona y decide gestionar el restaurante Marítim. El local es bonito, tiene una luz natural mágica, pero si algo hay que destacar, sobre todo en esta época del año es su terraza. Predominan los blancos y azules, colores marineros, con una fila de mesas justo al lado de la barandilla y otra interna con sillas y mesas que recuerdan a un elegante mobiliario de jardín.

terraza de restaurant Maritim Barcelona

Pero, lo que más llama la atención es la espectacular vista que tenemos desde cualquier sitio de esta terraza: El puerto, los barcos y una espléndida Barcelona!.

Vista desde la terraza de restaurant Maritim

Aunque las nubes amenazaban, aguantó y el sol iba saliendo. En esta época se agradece ese calorcito. De aquí unos días será insufrible, pero no os preocupéis porque la terraza tiene un buen toldo que impide que nos de directamente.

Maritim apuesta por los productos frescos, y la cocina tradicional, sobre todo, la marinera. Su carta tira mucho hacia el pescado que van a buscar a diario y a los arroces. La cocina a la leña es su punto fuerte y quizá quieran posicionarse en los arroces, pero aquí hay más competencia y alta. En la carta encontramos varias opciones: entrantes para compartir, los nombrados arroces de varias formas y los pescados y mariscos a la leña predominan, pero los carnívoros y los amantes de una ensalada bien fresca, no se quedarán sin comer.

Unas olivas aliñadas de cortesía mientras que decidimos y nos traen los primeros platos, siempre son de agradecer 😉

Olivas aperitivo en terraza de restaurant Maritim Barcelona

Nosotros empezamos con un pica pica, en concreto el Pica Pica del Marítim que se compone de varios platillos: Pescadito frito, Bravas, Berberechos, Calamares y Mejillones. Todo fresquísimo y, como no…buenísimo.

Pica pica maritim berberechos, pescadito frito, mejillones terraza de restaurant Maritim Barcelona

Calamares pica pica maritim en terraza de restaurant Mediterrani Barcelona

Patatas bravas maritim terraza de restaurant Maritim Barcelona

Los berberchos frescos y al vapor, no necesitan más, así como los mejillones. Los fritos, tanto los sonsos en este caso como los calamares ideales. Si es que es lo que decimos siempre, si el producto es bueno y fresco, poco enmascaramiento necesita!!. Las patatas bravas estaban buenas, con un toque de pimentón para darles la bravura y tiernas, aunque no crujientes. Bueno se trata de patatas bravas, o se cortan gruesecitas o hacemos unas chips!. Muy correctas.

Plato de jamon iberico en terraza de restaurant Maritim Barcelona

También como entrante tomamos un plato de jamón ibérico cortado muy fino, para apreciar bien el sabor, pero no a mano. Supongo que todo no puede ser. Era buen jamón, eso si, aunque la máquina altera el aroma y el sabor, no lo hace tanto como para que no se coma (¿quién se atrevería?).

Pan de coca tostado con tomate en terraza de restaurant Maritim Barcelona

Un muy destacable pan de coca con tomate, calentito… nos acompañó en estos primeros. Somos “panarras” incondicionales, todo el pan nos gusta, pero si encima es bueno y recién hecho es imposible no comerlo. Aunque pensamos que un buen jamón, como el servido, no debe acompañarse de pan con tomate (es una cuestión de gustos supongo) ya que le quita protagonismo, hicimos el “esfuerzo” de comérnoslo igualmente.

Una de las personas que estaba en la mesa seguía una a dieta, así que para que veáis que también se puede disfrutar de una buena comida  sin alterar el ritmo si comes fuera de casa, su primero fue una magnífica ensalada de ventresca con tomate y cebolla tierna que no tenía nada que envidiar a ninguno de los fritos (la probamos eh!!!)

Ensalada de tomate de temporada con ventresca y cebolla tierna en terraza de restaurant Maritim Barcelona

Ni una hoja!. Fiel a su nombre y un buen plato. La verdad, es que nos impresionó su tamaño y, sobre todo, la cantidad de atún que llevaba. Buenas lascas.

Pero antes de pasar a los principales, tenemos que enseñaros un delicado bocado que difícilmente no podría gustar a alguien, siempre y cuando te guste el foie!.

Bombones de foie maritim terraza de restaurant Maritim Barcelona

Quizá lo más sofisticado de todo el picapica, unos saquitos rellenos de foie y manzana, la medida justa para entrarlos enteros en la boca, morder y notar la explosión de sabor. Imprescincibles!!!

Y ahora sí, pasamos a los segundos: dos arroces diferentes que compartimos para poder probar los dos. Un arroz con verduras y un arroz a banda

Arroz con verduras maritim terraza de restaurant Maritim Barcelona

Arroz a Banda terraza de restaurant Maritim Barcelona

Empecemos con el Arroz con Verduras: llevaba espárragos, alcachofas, judias verdes y setas. Estaba buenísimo. Contrariamente a lo que se podría pensar, estaba muy sabroso, lo que indica un buen fondo de sofrito. El grano, en su punto de cocción. La verdad, muy acertado. Respecto al Arroz a Banda, también estaba muy bueno y bien cocido, pero nos pareció menos sabroso que el anterior. Quizá teníamos que haber comido primero este, pero empezamos por el otro.

Arroz con verduras y cuchara maritim terraza de restaurant Maritim Barcelona Arroz a Banda con cuchara terraza de restaurant Maritim Barcelona

Los dos eran muy correctos y raciones más que suficientes, pero aunque el Arroz a Banda lo presentan como una de sus especialidades, y seguramente lo es, al paladar, me quedo con el de verduras. Como siempre, es cuestión de gustos!.

Lubina a la leña maritim terraza de restaurant Maritim Barcelona

En el caso de dieta, la opción de un pescado a la leña es más que válida. En este caso, fue un buen corte de lubina. No era salvaje, pero debía ser bien grande. También la probamos y estaba jugosa y rica.

Solo tomamos un postre, habíamos comido bastante y todos eran apetecibles. Así que nos decantamos por el que ellos nos aconsejan en su carta: Tarta fina de manzana con helado de vainilla

tarta fina de manzana con Helado de vainilla terraza de restaurant Maritim Barcelona

Helado de vainilla terraza de restaurant Maritim BarcelonaUn postre que te hacen al momento, una finísima capa de hojaldre con manzana caramelizada y una buena bola de helado de vainilla que se deshace al notar el calor tibio del pastel. Estaba muy bueno y era muy ligero. Remató una buena comida, todo hay que decirlo.

La comida la acompañamos con un blanco, Martin Codax que estaba en su temperatura ideal y combinó a la perfección con la mayoría de los platos que tomamos.

El precio de toda esta comida fueron unos 45 Euros por cabeza. Eramos tres personas y ninguno se fue con el estómago vacío, más bien lo contrario. Quiza, teniendo en cuenta que solo fue un postre y el vino fueron dos copas, no se le puede catalogar de barato, pero la cocina es buena. Además, no olvidemos que en cierta forma, el entorno también tiene un precio y en este caso, si lo sumamos no es nada caro. En general, un ambiente encantador y una terraza imprescindible para una comida tranquila. Cocina mediterránea y clásica, sin platos cuyos nombres ocupan tres líneas y buen servicio. Por la noche puede ser un lugar ideal para celebraciones románticas. Las vistas son únicas. Así que si tenéis algo que celebrar o queréis impresionar a alguien, contad con Maritim.

Otro último detalle: con la cuenta traen unas piruetas de chocolate…mmmmm!!.

Piruletas de chocolate terraza de restaurant Maritim Barcelona

Enhanced by Zemanta
Anuncios

L’Àncora

L’Àncora

En Tossa de Mar, pueblo en la Costa Brava es difícil escoger un restaurante para comer. Y no por no encontrar alguno bueno, sino por todo lo contrario, ya que hay una variedad tremenda de todo tipo, destacando los arroces,  pescados frescos del día elaborados de diversas maneras, mariscos…todos sugieren mar, verano y playa. En todo el paseo marítimo y alrededor del Castillo hay muchísima oferta para escoger, donde podéis comer desde tapas, pizzas, carnes a la brasa, hasta un menú con todos sus primeros, segundos y postres y todo a precios bastantes asequibles. Además, durante todo este año podéis encontrar en algunas cartas de ciertos restaurantes platos típicos de la  cocina Tossense, ya que  hay vigente una campaña para que la cocina tradicional de la Costa Brava sea promocionada, evitando que se pierda con el tiempo. Son platos de la gastronomía local, menos conocidos, muchos de ellos de origen marinero haciendo monográficos de platos concretos durante un periodo de tiempo determinado. Todo el calendario gastronómico de la Costa Brava y el Pirineu de Girona podéis consultarlo en costabrava.org. Durante este mes de Junio el “plato promocionado”  en Tossa  son los Fideos a la cazuela.

Como la visita a Tossa no fue provocada por esta razón, pues desconocía estas jornadas, había pedido recomendaciones y, aunque el consejo fue : “en cualquiera comerás bien”, me decanté por uno de los restaurantes del grupo pini  el cual contempla varias opciones con diferentes tipos de cocina y ambiente, pero nos apetecía un arroz y el menú que nos ofrecía uno fuera de la paella,  (del senyoret o no), del arroz negro y de otros típicos  era el Restaurante l’Ancora.

Restaurante l’Àncora

Restaurant L'Ancora

L’Ancora es el típico restaurante de paseo marítimo, con colores azules y blancos, calderos de arroz entrando y saliendo y un servicio familiar y encantador. Tiene la terraza que podéis ver en la foto y otra semicubierta  por la que pasas antes de llegar al interior del local, decorado a lo “marinero”

Terraza restaurante

Terraza Restaurant L'Ancora

Esa fue la primera impresión que nos llevamos de este lugar y  a medida que iba pasando el rato íbamos confirmando, todos sus camareros pendientes y amables para que no faltara de nada, mimando el servicio y cuidando el detalle. No habíamos hecho reserva, pues no era aún temporada alta y no era necesario así que no tuvimos ningún problema.

L’Ancora dispone de dos menús además de la carta, el Menú Ancora y el Menú Tossa, uno más económico que el otro, pero los dos lo bastante completos para quedar satisfechos. Nos decantamos por el Menú Ancora, ya habíamos visto que incluía el arroz que nos apetecía comer, así que no perdimos mucho tiempo en la decisión.

Ya había comentado el detalle que últimamente se está viendo en algunos restaurantes de poner un aperitivo junto con la bebida mientras que traen los platos principales. L’Àncora entra en esta clasificación y, aunque una vez más este aperitivo llevaba queso, así que me quedé con las ganas…con la buena pinta que tenía!!

Aperitivo Ancora

Aperitivo hojaldres de roquefort

Por lo que me explicaron, se trataba de una especie de hojaldre de Roquefort, bastante bueno. Mi paladar no puede opinar, pero la vista sí y el aspecto era realmente apetitoso, con un buen punto de horneado. Además del menú y para acompañar, nos ofrecieron un pa de coca, que estaba en su punto: fino, prácticamente sólo corteza, no demasiado hecho pero si crujiente como debe ser, aún con el tomate untado. La verdad es que el pan, en todas sus versiones está siempre tan bueno!

Pa de coca

Pa de coca

El pa de coca nos lo trajeron con el vino. Como ya la temperatura empieza a subir, aunque parece que no acaba de arrancar este año, escogimos un blanco para acompañar, por tomarlo más fresco y por el tópico de que la mayoría de platos eran de pescado. Nos decantamos por un Atrium, de bodegas Torres, un Chardonnay D.O. Penedés que nos acompañó durante toda la velada bien fresquito, servido, como mandan los cánones, en una cubitera. Un buen detalle que curiosamente en muchos restaurantes no suele darse fue que, al servir las copas las llenaron poco, lo suficiente para que no se calentara. Me he encontrado en alguna ocasión que te sirven la misma cantidad que si fuera tinto, por lo que pierde la temperatura enseguida. Otro pequeño detalle que valorar.

Vino Atrium

Pasemos ya directamente a los platos del menú: De primero escogimos el medio bogavante a la brasa con ensalada y la Ensalada templada de pulpo. La verdad en que siempre que estoy en la Costa Brava elijo para comer platos de pescado. Supongo que en cierta manera el olor a mar me despierta algún instinto y me sugiere que aproveche la oportunidad. Pescado y arroz, son ya platos fijos a comer en los restaurantes de playa. Optamos por las ensaladas pensando en el contundente segundo.

Medio bogavante a la brasa con ensalada

Se trataba de media pieza braseada con una ensalada que ya venía aliñada con una vinagreta de naranja que le sentaba fenomenal, dándole frescura. El bogavante, estaba hecho simplemente a la brasa, por lo que podía apreciarse todo su sabor. Si la matería prima es buena como en este caso  no era necesario añadir ninguna salsa que pudiera enmascarar su sabor. Un primer plato ligero para dejar hueco al arroz. Aunque sencillo, se veía esmero en la presentación, confirmando así esos pequeños detalles que antes os comentaba hacia el cliente.

Medio bogavante a la brasa con ensalada 1  Medio bogavante a la brasa con ensalada

El otro primer plato, la ensalada tibia de pulpo combinaba, además de la propia ensalada, patatas tibias y pulpo cocido. Aunque es un plato más habitual  sorprendía la cantidad de trozos de pulpo que contenía. Cuando se pide un plato de este tipo podemos encontrarnos con que el pulpo no esté presente más nada más que en el nombre y sea toda una aventura encontrar trozos en la ensalada. Pero, en este caso, como podéis apreciar, el nombre era totalmente acorde con el ingrediente. Junto con el bogavante y a la espera del segundo, una buena elección de platos ligeros.

Ensalada tibia de pulpo

Ensalada templada de pulpo

Y mientras que comíamos los primeros, el plato estrella, el arroz se iba cocinando. Habíamos elegido el arroz con bacalao y alcachofas, por no comer la típica paella y porque la combinación nos pareció interesante. Es cierto que el arroz lo aguanta prácticamente todo y siempre está bueno, pero si no tiene una buena base y una buena cocción, se nota. Por suerte no fue el caso y el arroz estaba exquisito.

 Arroz con alcachofas y bacalao

Caldero arroz con bacalaoCaldero arroz con bacalao detalle

Arroz había en abundancia, pero también el resto de ingredientes eran generosos. Para dos personas, un caldero muy bien servido donde podían apreciarse los trozos de alcachofa y bacalao que bautizaban el plato sin rebuscar. Tocaron a dos buenos trozos de bacalao por cabeza que ya de por si hubieran sido un segundo plato. No se trataba de un bacalao desmigado, sino de unas buenas rodajas. El arroz estaba en su punto, ni crudo ni pasado, se intuía un sofrito bien hecho y la dedicación necesaria para que la mezcla de sabores se conjugara con éxito.

Detalle plato arroz con bacalao

Mejillones, trozos de sepia, calamar y almejas completaban el guiso, pero en la cantidad idónea para no restar protagonismo a los ingredientes principales. Comimos dos raciones completas, era un pecado dejar allí ni un grano. Supongo que no es habitual dejar el caldero limpio, pero estaba tan bueno que no seguimos ningún protocolo y apuramos. Creo que hasta los mismos camareros quedaron sorprendidos. Os recomiendo encarecidamente que lo probéis, saliendo de los arroces más comunes. Extraordinario!

Plato Arroz con bacalao

Aunque habíamos quedado más que satisfechos con toda la comida (2 platos de arroz incluídos) no pudimos resistir la tentación de rematar con el punto dulce. Además daba la casualidad que dos de los postres incluídos en el menú eran de mis favoritos: Tatin de manzana y  Coulant de chocolate.

Tatin de manzana

Tatin y helado de vainilla

Acompañado de helado de vainilla y decorado con caramelo líquido, seguía la tónica del resto del menú: un postre completo, bien hecho, y sobre todo, dulce, dulce y dulce. No es necesaria sofisticación alguna si el Tatín está bien hecho! . Estaba   buenísimo, la manzana horneada sin deshacerse. Irresistible.

Detalle Tatin

La segunda opción, tenía que pasar la famosa prueba de fuego del coulant. Me intrigaba saber si este postre seguiría con la misma línea de mimo y buen hacer hasta ahora demostrada. Corrí el riesgo, y sólo al servirlo, sin llegar a tener que clavar la cuchara ya se podía apreciar que esta vez sí había acertado.

Coulant de chocolate

Coulant y helado de vainilla

También acompañado de helado de vainilla, espolvoreado con un poco de azúcar glas y bañado de chocolate líquido en vez de caramelo pero con el mismo estilo de decoración que el tatín, el coulant estaba aún templado y se podía intuir el chocolate líquido por la textura. Y confirmamos realmente que el coulant estaba bien hecho: bizcocho por fuera pero con el corazón deshecho, como debe ser!

Detalle interior coulant

En resumen, una comida que nos satisfizo, completa,  una relación calidad-precio muy buena, un trato amable, simpático, correctísimo y entrañable que consiguió que l’Ancora quede en nuestra memoria para volver en otra visita a Tossa y también que os lo recomiende si vais por la Costa Brava y podéis hacer una parada en este maravilloso pueblo.