Tirsa Cocktail-Bar

Tirsa Cocktail-Bar

Desde 1960,  hace más de cincuenta años,  en el barrio de la Torrasa de L’Hospitalet, la coctelería Tirsa nos brinda la oportunidad de disfrutar de muy buenos ratos acompañados de los más variados cócteles y copas. Un local con enjundia, acogedor, con el encanto que da la solera de tantos años de buen servicio a los clientes, donde seguramente entre sus paredes se encierran declaraciones de amor, rupturas, amistades…mil historias que flotarán en el ambiente, entre la luz tenue y la barra, mezclándose entre las cocteleras, los licores, los zumos y las angosturas que utilizan para preparar sus combinados. En palabras de Manel Tirvió i Sales, gerente de Tirsa, hijo del fundador Joan Tirvió

” El Tirsa Cocktail Bar es un pequeño bar nacido en el año 1960 donde se ofrecian los mejores cafés y  “ barrechas ” de la época, a la clientela residente en el barrio de Collblanc-Torrassa, de l´Hospitalet de Llobregat.

Veinte años después y siguiendo la estela de los grandes maestros barceloneses  de la época, creadores de los míticos Boadas, Dry Martini e Ideal, y los consejos y apoyo del maestro Josep Victori, del Victori Cocktail Bar, el Tirsa fué cambiando. Poco  a poco su servicio de cafeteria fue sustituido por el de cocktail bar, muy tímidamente al principio pero con la firme resolución de ofrecer a su nueva clientela la mejor cockteleria de la ciudad.

En la actualidad en Tirsa se ofrece la gama clásica de cocktails, con muy pocas concesiones a la cocteleria emergente, dirigido a una  clientela amante de la calidad, las formas y el buen servicio”     

En la calle Rafael Campalans, 174, no encontraremos un lugar de diseño,  sino un local de dos pisos dividido en pequeñas estancias, como si fueran habitaciones. Con música de fondo en el volumen ideal para poder escucharla o para poder charlar sin necesidad de alzar la voz, las conversaciones transcurren entre susurros, sin que sobresalga una sobre otra, provocando un ambiente  ideal para completar una noche después de una buena cena, o reunirse con amigos a media tarde para hacer planes. Los camareros, atentos en todo momento a tus necesidades y profesionales del coctel, visten con pantalón negro y chaqueta y camisa blanca, con pajarita, que recuerda a esos camareros de las películas americanas de los años cuarenta, siempre impecables y elegantes. Dentro del local, podemos ver diferentes premios y menciones que esta coctelería ha recibido.

Cocteleras

Tirsa

Premi Gin Tonic Tirsa

Os diría que casi podéis encontrar cualquier cóctel, aunque nosotros nos tomamos dos clásicos:

Gin Tonic con ginebra Bulldog, en vaso ancho

Gin Tonic Tirsa

Y un  Gimlet servido en copa de cóctel

Gimlet Tirsa

Todo tal y como mandan los cánones, con un pequeño acompañamiento salado para picar, las dos copas estaban en su punto. Debo reconocer que no soy ninguna especialista en cócteles (de momento), por lo que no os puedo dar más que mi opinión de paladar, pero nada técnico.

En el 2000, Tirsa celebró de forma especial su 40 aniversario, para poder  asegurarse la presencia del fundador no quiso esperar a los 50, y así contar con su presencia y celebrar con él la evolución y el éxito que aún posee la coctelería después de tanto tiempo. Para ello diseño una invitación donde podemos ver una curiosa fotografía original de la época de los inicios como bar -café y una de la imagen actual de Tirsa como coctelería. Tuvieron la amabilidad de darme una de estas invitaciones para que pudiera añadirla a esta entrada y compartir con vosotros esta historia.

Invitacion Tirsa 40 Aniversario

Tirsa organiza cursos de coctelería donde podemos adentrarnos en todo este mundo de sofisticación. No solo el Gin Tonic, tan de moda ahora, sino una iniciación a la coctelería clásica, que seguro que nos sirve para impresionar en más de una ocasión a amigos, posibles compromisos, o, como no, a disfrutar estos conocimientos nosotros mismos en nuestra casa, preparándonos la copa ideal según la hora del día que sea. Si estáis interesados, llamad para más información, seguro que os atenderán con muchísimo gusto. Encontraremos Tirsa abierto de lunes a Jueves de 18h:30 h a 1:30h, Viernes y Sábados de 18:30 a 2:30, el Domingo cerrado. Los Lunes que son festivos, cerramos Lunes y abrimos Domingo con el mismo horario.

Tarjeta visita Tirsa

Actualmente, la coctelería sigue su filosofía de cuidado  de detalle en el servicio, de amabilidad hacia el cliente. Es como entrar en la película de Casablanca, en esos bares entonces tan de moda. Un lugar de los que ya pocos quedan, donde los más de 50 años de puertas abiertas lo avalan, ganándose su prestigio y popularidad sin más promoción que las recomendaciones de los clientes. Un viaje hacia unos años atrás que os recomiendo para hacer de vez en cuando. Disfrutad!!

Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Anuncios

Indochine Ly Leap

Indochine Ly Leap

Hace unas semanas, una gran amante de la gastronomía, con quien comparto información y que también relata sus experiencias en su Blog con muy buen criterio y gusto, me habló de este restaurante como algo diferente que tenía que probar. Justo cuando lo comentamos a los pocos días en el programa de TV3 Cuines el cocinero camboyano Ly Leap compartía las recetas que ofrece en el restaurante públicamente para que pudiéramos cocinarlas en nuestra casa. Pasaron unos pocos días más y Atrápalo lanzó una oferta que recuperaba alguno de los menús de la Restaurant Week que se celebró en marzo, incluyendo el de Indochine, que consistía en una oferta de menú por 25 Euros por persona. Así pues, ya que  el destino me estaba lanzando señales inequívocas de que tenía que visitar este restaurante  de comida asiática en Barcelona lo antes posible, fuimos a comer.

En pleno centro de Barcelona, en la calle Muntaner 82 podemos encontrar un paraíso asiático donde perderse un par de horas como mínimo y disfrutar de un ambiente exquisito, tranquilo y cálido, saboreando una comida servida con elegancia, contrastada en sabores, cocinada con ingredientes poco habituales en nuestra cocina y a la que nuestro paladar está poco habituado.

Nada más entrar al local, lo que parece un jardín de flores más que un restaurante nos una colorida bienvenida. Nos reciben, confirmamos  la reserva hecha sin ningún problema y nos acompañan a la mesa. Adentrándote en el restaurante vas observando una decoración de estilo oriental, llamativa, pero no estridente. No penséis en un minimalismo Japonés ni en un recargado Chino, sino más bien en Vietnam, Laos, es decir, realmente en la antigua Indochina

Flores de intensos colores

orquidea

Velas de diferentes tamaños y colores

vela

Velas y flores

Esculturas con formas indescriptibles

escultura bn

Murales que nos evocan al lejano oriente

muralbn

mural

Antes de llegar a nuestra mesa, pudimos ver la cocina encerrada en una gran vidriera a la vista de cualquiera,ya que está situada antes de entrar en el comedor,donde prima la organización y la limpieza.

Cocina Indochina

Ollas

cocina

morteros bn

Las mesas se encuentran hundidas en un estanque lleno de carpas, que queda casi a la altura del asiento. El servicio es completo y los platos, las copas y cubiertos o palillos son de formas simples y elegantes a concordancia con el ambiente del restaurante. Entre dos filas de mesas hay una pasarela por donde los camareros se mueven y sirven a los comensales sus platos, teniéndose que agachar para llegar a la altura correcta. En el centro del restaurante hay una pequeña construcción techada, una especie de cabaña envuelta de plantas donde las mesas están a una altura normal. Un detalle a tener en cuenta, pues entrar o salir de las mesas hundidas en el estanque no es recomendable para personas poco ágiles, muy corpulentas o con movilidad reducida. Para el personal femenino y como consejo, mejor no ir con minifalda 🙂

Interior restaurante Indochina

Mesas

mesa

mesapp

mesa1 web

cabaña

Aunque por los nombres de los platos podemos pensar en bocados demasiado especiados o dulces, no es así. Los sabores son mucho más sutiles. Los aderezos están en su punto, sin sobresalir ninguno sobre  otro, sin exceso que apague el ingrediente principal, todo en su justa medida. Suaves combinaciones que hacen unos platos finísimos al paladar. El menú consistía en

Aperitivo
2 saquitos: Pasta crujiente rellena de carne y gambas con hierbas aromáticas y salsa de ciruelas

saquitos1

La pasta filo  que recogía el relleno de carne y gambas estaba crujiente y nada aceitosa, con un ligero picante que provocaba un pequeño cosquilleo en el paladar. Una salsa dulce potenciaba el sabor de este entrante que ya iba abriendo boca hacia los platos principales que venían a continuación. Inexcusable pedirlo!.

Primero (a escoger)
Lasaña de arroz mar y montaña al vapor y pasada a la plancha

lasaña

Servido en una losa de pizarra como plato, un pescado, con una textura parecida a la de la panga, si es que no lo era, hacia el papel de las placas de pasta que componen la lasaña tal y como la conocemos nosotros, la carne picada, para nosotros el relleno, topaba el plato. Un pequeño toque de color en una salsa bastante picante, potenciaba el sabor si se cogía la ración justa, sin matar el pescado ni la carne con su fuerza. Bien cocinado, nada reseco aún sin llevar ninguna salsa.

o
Langostinos trabajados con cítricos y salsa de mango verde

Gambas

El dulzor de la salsa le sentaba a los langostinos de maravilla. Servidos ya sin piel ni cabeza, para poder comerlos directamente, con un toque crujiente, se percibía el cítrico que tan buen sabor da al pescado, pero sin  acidez. Una buena ración en un bol con la salsa en un pequeño recipiente que al servir el plato era volcado encima, entiendo que para percibir todo su aroma y para que los langostinos no se empaparan demasiado del dulce, si quizá hubieran sido servidos ya con la salsa.

Segundos (a escoger)
Pollo aromatizado con hojas de naranjo con salsa de coco y lima kaffir

pollo

pollo

Pollo ya troceado sobre una hoja de quizá col cruda (no estoy segura) y bañado con la salsa de coco y lima, tenía una presentación sofisticada, virtud que se extendía al sabor del plato. Personalmente el coco no es algo que me apasione y tenía mis reticencias, pero debo reconocer que era tan suave que casi no se percibía. Es bastante difícil describir estos platos porque no se parecen a nuestra cocina habitual. Realmente, muy muy bueno.

0
Ternera macerada con cúrcuma,galanga, citronella a la plancha con salsa de cilantro y cacahuetes y un toque agridulce estilo vietnamita.

ternera

ternera1

La citronella, además de ser, al parecer, un buen remedio contra los mosquitos, daba un toque de frescor a la ternera servida también troceada y aderezada con la salsa de cilantro, que aromatizaba cada bocado. Una vez más sorprendentes sabores bastante difíciles de describir.

Acompañamiento
Arroz frito con albahaca thai, cebolleta y cilantro.

Bol arroz web

Primer plano arroz

El arroz acompañaba a todos los platos, en lugar del pan que aquí comemos. Frito y servido en dos generosas raciones, uno por persona, con un toque picante justo y muy sabroso. Casi más que un acompañamiento, podría tratarse de un plato más del menú.

Postres (a escoger)
Mango natural

mango

mango1 web

También en losa como alguno de los platos anteriores, el mango estaba en su punto de madurez y originalmente servido preparado para comer directamente, como podéis apreciar en la fotografía. Un final dulce y natural que no necesitaba ningún acompañamiento.

0
Arroz negro con crema de coco y sésamo

Arroz negro web

Arroz negro BN web

Movidos por la curiosidad del arroz negro de postre, había que probarlo. Enseguida la camarera nos aclara que no es un arroz cocinado con tinta, como aquí lo conocemos, sino que se trata de un arroz asiático, de color negro en su forma natural, también conocido como arroz venere, arroz del emperador o arroz prohibido porque su consumo se limitaba a las mesas donde comía esta figura. Es un arroz dulce y posiblemente el postre más exótico que he probado. El sésamo, que tan bien sienta a casi todo y la crema de coco hacían de este postre un manjar. Imprescindible.

Bebida
Una copa de vino (blanco, negro o rosado) o un refresco.

En este caso nos pedimos una botella de vino blanco porque nos pareció que acompañaría mejor la comida. Dado que el menú incluía una copa, nos dieron la opción de igualmente traernosla de tinto si nos apetecía con alguno de los platos, un detalle a tener en cuenta. Escogimos un clásico blanco que no se encuentra en demasiados restaurantes y cada vez que tenemos oportunidad y lo encontramos en carta aprovechamos para pedirlo: Terras Gauda. Un vino recomendado por la propia bodega para acompañar a la cocina asiática, en su punto exacto de temperatura y servido con cubitera para mantenerla. Es un blanco muy recomendable, si no lo habéis probado no dejéis pasar la oportunidad de hacerlo.

Vino Terras Gauda

En general, la experiencia visual, olfativa y gustativa es única. Desde el primer momento que entras en el restaurantes te das cuenta que no es un lugar habitual, la decoración llama la atención, antes de sentarte en la mesa es recomendable visitar el local, que por si mismo ya es toda una atracción. La mezcla de olores a cítricos y especias sin una clara identificación, la comida elaborada con gusto y exótica son una buena opción para salir de la rutina. Es un lugar ideal para una ocasión romántica. Yo fui a mediodía, pero le debo una visita nocturna, debe ser impresionante. Seguramente, la luz tenue de las velas hacen de él un lugar ideal para parejas,  bien sean consolidadas o bien para que alguien acabe de decidirse a dar un paso más. En cualquier caso sirve para cualquier ocasión en que tengáis la necesidad de sorprender a alguien. Ponedlo en vuestra agenda.

Boquerones con fresas

Boquerones con fresas

Sí, lo sé. Sé que más de uno cuando vea el nombre o cuando piense en la combinación se hará la pregunta: “¿Boquerones con qué…?” con un gesto de asombro en la cara. Pues con fresas!. Es un aperitivo ideal, una buena tapa casera que cualquiera puede hacer, para tomar solo o para servir si tenemos invitados. Es muy simple de hacer,rápido y sofisticado y nos hará quedar como buenos anfitriones o por lo menos como innovadores en la cocina.  Lo ideal es combinarlo con un buen vermut Izaguirre negro con su correspondiente rodaja de naranja (personalmente, me parece que casa mejor que la de limón, aunque ya sabemos que sobre gustos…). La combinación de sabores es buena, puede ser más o menos dulce, más o menos ácida, podéis hacerlo “a medida”, incluso ir alternando e ir probando hasta encontrar el punto que más os agrade. Es rápida porque no necesita cocina y se toma fría. La única previsión que debéis tener es la preparación de las fresas, que son dos minutos, ya que los boquerones, a no ser que ya tengáis hechos, es posible comprarlos ya preparados en raciones no demasiado grandes. Los encontramos en cualquier supermercado y facilita bastante la tarea, evitando tener que limpiarlos. Además, si utilizamos los boquerones ya comprados, siempre podemos tener un paquete en la nevera que nos puede aliviar un capricho o salvar de alguna visita imprevista. Os detallo cómo hacerlo:

Lavar bien las fresas y cortarlas a rodajas más o menos finas, al gusto. Sugiero que sean lo más finas posible, tipo carpaccio para que así podáis hacer más capas, aunque sin necesidad de mandolina. Estas fresas debemos ponerlas a macerar y hay varias opciones, según el gusto que le queráis dar: si las queréis más dulces, ponerles azúcar y dejarlas que saquen su jugo. También podéis hacerlo con zumo de naranja, que dará un toque un poco más ácido, pero conservando dulzor o bien con vinagre, aunque en esta última opción debéis tener en cuenta que luego se combinará con los boquerones que también están envinagrados, así que sed prudentes. Tenéis que aportar imaginación , ir probando hasta encontrar el punto exacto que más se adapte a vuestro gusto. Las fresas se dejan macerando, las podéis hacer por la mañana si vais a servir la tapa a mediodía, por ejemplo. Es suficiente con un par o tres de horas.

El siguiente paso es ya preparar la tapa: hacer una cama con las lonchas de fresas, escurriéndolas un poco para no coger todo su jugo.

Fresas

Boquerones con fresas

Encima de las fresas, poner los filetes de boquerones hasta cubrirlas. Para aliñarlo, utilizar un poco de AOVE, al que habremos añadido un poco del jugo que han soltado las fresas, como si fuera una vinagreta, y unas escamas de sal Maldon.

Tapa boquerones con fresas
Aperitivo boquerones con fresas

Boquerones en vinagre con fresas

Y servir!. Es así de simple, pero me parece sabrosa, original, muy vistosa y muy apropiada para ir abriendo boca antes de la comida. Vamos, chicos, animaos a hacerla y me explicáis qué os ha parecido.

Bon profit!!

Tapeo en Poble Sec

Tapeo en Poble Sec

Ruta tapas Poble sec

Llega el verano, las terrazas y las salidas nocturnas, aunque sea día laborable, así que os traigo una buena alternativa vigente hasta el día 29 de Agosto: la ruta de la tapa y pinchos en el Poble Sec!!!. Todos los jueves, de 19 a 23 h en varios locales del barrio por dos Euros, puedes tomar una caña o un chato de vino acompañado de algo que pueda hacer de colchón en el estómago. Además, El 10 % de la facturación del primer jueves de cada mes se destinará a una ONG.

Una buena opción para esas tardes-noches sofocantes que están a punto de llegar y que sólo aliviaremos con alguna terracita que otra, buen precio y buen ambiente.

En facebook, el enlace que os he puesto, tenéis más detalles de los establecimientos que participan.

Aligué

Aligué

Premiado como el mejor  establecimiento de Catalunya 2012 el restaurante Aligué está en Manresa. Para llegar es un poco complicado ya que las direcciones que salen al buscar en internet no son correctas, incluso en la web del propio restaurante no queda clara. Haciendo una llamada por teléfono al restaurante aclaran que  mejor poner carrer del Segre en el GPS, o bien tener mucho cuidado y tener en cuenta que no es la carretera de Vic, 8, sino que está a las afueras, en el barrio del Guix, así llegareis sin problemas.

El aspecto no es muy alentador: edificio de hormigón, con el nombre pintado en la fachada, puerta de aluminio…parece el típico bar de carretera (de hecho está al lado de la autovía) sólo conocido por transportistas, del que no te esperarías una cocina tan sofisticada. Al entrar encontramos un comedor sencillo, pero nos acompañaron hacia el interior del local donde el aspecto del restaurante cambiaba y pasaba a ser más tranquilo, mesas bien colocadas, con servicios más completos.

Mientras traen la carta y decidimos nos ponen 4 tostaditas con 4 rodajitas de fuet y en un vaso de chupito tomate con aceite. Muy original y cuidado. Cuando ya hemos elegido y para seguir haciendo boca mientras sirven, otro chupito de mousse de huevo, tomate y foie. Exquisito. El servicio de pan incluye varios a elegir:  Chapata, de cereales y blanco. Todos buenísimos que van reponiendo cuando detectan que te has quedado sin ración. Ofrecen un menú degustación, pero optamos por elegir otros platos que nos seducían más y pedir a la carta:

Tres primeros a compartir
 Tarrina de anguila ahumada caramelizada y foie. 

Terrina de anguila ahumada caramelizada y foie

La combinación de foie y anguila, descartándose para el toque dulce de la típica mermelada  que suele acompañar a estos  platos con la caramelización, consigue un sabor suave, haciendo la terrina sólida y exquisita. Un bocado único

Ensalada de pies de cerdo crujientes

Ensalada de pies de cerdo

Compuesta de unas rodajas de patatas con all i oli que casaban a la perfección con los pies de cerdo, adornados con una gota de vinagreta de mostaza, crujientes, como el nombre del plato indica, sin ser grasientos, junto con la frescura de las hojas fue un plato que acertamos en escoger. Muy recomendable.

Pulpo a la brasa con puré de Patata y cansalada

Pulpo a la brasa con puré de patatas y cansalada

El pulpo estaba en su punto, tierno, pero consistente, de intenso sabor acompañado una crema más que un puré de patata que sabía a poco. Es difícil cocinar este cefalópodo y darle el toque exacto, pero en este plato lo consiguieron. Quizá el mejor plato, bajo mi opinión, de todos los escogidos.

Segundos platos
Tallata de buey con Romero

Tallata de buey con romero

Un trozo de carne de medida justa ni excesivo ni escaso, cocinado al punto. Tierna, y aderezada con romero fresco para potenciar el sabor y aroma. Este tipo de platos, por su sencillez en la elaboración son los que nos evidencian cuando el producto es de primera calidad. En este caso, así fue.

Postres
Sombrero de creps con helado de crema catalana y Grand Marnier

Una crep con forma de pamela, donde al hincar la cuchara se encuentra un cremoso helado de crema catalana, bañado todo con licor de Grand Marnier

Bombón de chocolate

Surtido de chocolates de diferentes porcentajes de cacao, con más o menos leche y diferentes texturas.

Los postres sirvieron para poner la guinda al menú, todo acompañado con una botella de Remelluri Rioja.

Os animo a visitar el restaurante, no es barato, pero para una velada especial vale mucho la pena. Perdonad las fotos, tanto la calidad como que no haya de todos los platos, pero fui antes de tener el blog y no quería dejar de compartirlo con vosotros.

Salud y que aproveche!! Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Bubble gastrobar

Bubble gastrobar

Aprovechando el inicio de la semana de temps de flors fuimos a probar alguno de los menús especiales que hacen para esta semana, en los cuales hay siempre algún ingrediente que sea una flor. Escogimos el bubbles gastrobar que no tenía mala prensa.El Menú está formado por una bandeja de tapas variadas, un plato principal a escoger, bebida y postre.

Menú de les flors · Girona Temps de Flors 2013
Tapas por persona
Nachos Soft y polvo de violetas
(tomate confitado, guacamole y soft de queso de cabra)

Nachos soft y polvo de violetas

Estéticamente, lo más vistoso de todo: se lucía la presentación, al ser más original que el resto de platos. De sabor estaba bastante bueno, aunque como algunos sabréis la parte del queso no la probé y la textura era la de una mouse. Bien conseguida.

César de pavo escabechado, brotes tiernos y clavel chino

César de pao escabechado, brotes tiernosen y clavel Chino

Algo parecido a un burrito, correcto, pero nada especial. Para mi gusto, un poco seco, quiza alguna salsa le hubiera sentado bien, hubiera quedado más jugoso.

Crema de guisantes a la menta con butifarra negra y flor de acacia

Crema de guisantes a la menta con butifarra negra y flor de acacia

Bastante buena, pero sabía a poco, era un “chupito” aunque es cierto que este tipo de surtido de tapas ya suele ser así. En este caso, se notaba el aroma y sabor de la menta que le daba un frescor apetecible, junto con la combinación de la butifarra negra, una buena  tapa

Coca de pimientos al carbón

Coca de pimientos al carbon

No dejaba de ser una rebanada de pan con atún y pimientos, aunque éstos no eran demasiado visibles. Lamentablemente se notaba demasiado que estaba preparada, pues ya sabéis que el pan con tomate queda “mojado” si se hace con demasiada antelación. Bueno de sabor, pero hubiera estado más sabrosa con un pan de coca, con menos miga y, por supuesto, hecho al momento, pues no necesita cocción, sino sólo montaje. Una lástima porque es un bocado que siendo tan sencillo permite lucirse mucho si está bien hecho.

Ceviche de langostinos y flor de Malva 

Ceviche de langostino y flor de Malva

Bien, correcto, nada extraordinario. Muy picante, eso sí. Poca cosa que decir de esta tapa. Era ceviche, ni más ni menos, con langostino, tal y como podéis ver.

Croqueta con romesco de avellanas

Croqueta con romesco de Avellanas

No supe exactamente de qué era la croqueta. Mal asunto, no por desconfianza, pero si por la misma razón que con el pimiento: una tapa tan recurrente, que tanto gusta, se le podía haber sacado mucho más. Al principio pensé que era solo una bechamel muy espesa, pero después descubrí que tenía arroz. La salsa romesco de avellanas era tan poca que no puedo opinar de ella, como podéis apreciar en la foto. De acuerdo que no se trata de bañar la croqueta, pero sí de notar el ingrediente si está en el nombre del plato. Comestible, nada más.

Segundo plato a escoger

Los platos principales ganaron bastante, no en cantidad, pero si en calidad y sabor

Estofado de bacalao, setas y espárragos

Estofado de bacalao, setas y esparragos

El bacalao, ese gran manjar, estaba muy bueno, la salsa que lo acompañaba de setas y espárragos combinaba a la perfección. Teniendo en cuenta que el bacalao es tan versátil pero mal cocinado puede ser tan soso, debo reconocer que estaba en su punto, sólido, carnoso y muy sabroso.

Fideuada de calamares con all i oli (este plato no lo escogimos)
Entrecot especiado con “chimichurri” de ajos escalivados

Entrecot especiado con ximixurri de ajos escalivados

El entrecot estaba tierno, bien cocinado y respetando la petición y la salsa que lo acompañaba le daba un buen toque, acompañado de un puré de patata casero. Correcto.

Postre
Crema de chocolate, pétalos de rosa y borracho de naranja.

Crema de chocolate, petalos de rosa y borracho de naranja

Al final de la comida el postre elevó la nota media del menú. Era chocolate blanco y el bizcocho se deshacía en la boca. Muy bueno, dulce, pero no empalagoso, el bizcocho borracho, pero sin llegar al “coma etílico”, por lo que la combinación era exacta.

Pan y Vino

Pan               Vino Nuviana

Acompañado todo un dos panecillos de pan buenos, pan blanco, sin opción de escoger, aunque es cierto que no fue necesario porque la ración era suficiente. Respecto al vino, nos dieron a escoger entre un blanco y el tinto Nuviana de 2011 del Valle del Cinca. No hubo restricción alguna y nos pusieron una botella directamente, sin necesidad de tener que ir pidiendo llenar la copa como en otras ocasiones se ha dado el caso y el vino, sin ser espectacular, estaba bueno. Correcto para el menú y el precio.

En general, salí un poco decepcionada, pero si tenemos en cuenta el precio (25 Euros todo incluído excepto café), las fechas y que se trataba de un menú degustación, no estuvo mal. Había leído muy buenas criticas y puntuación de este restaurante y quiero pensar que la semana de la fiesta de las flores quizá les sobrepasó. Posiblemente en el caso de volver a Girona opte por otros restaurantes que tenía ya elegidos, pero que en esta semana no tenían disponibilidad.

Temps de flors acaba este domingo y si tenéis oportunidad, echadle un vistazo a la web, pues además de los menús y la decoración de la ciudad, que no necesita para estar bonita, también es el festival “A Capela” donde hay varias actuaciones de grupos de este estilo y vale la pena, después de comer, dar un paseo, comprar un helado en rocambolesc y sentarte a ver uno de los conciertos.

Si lo visitáis, no olvidéis decir que lo habéis visto en Baco y Boca 🙂

Rocambolesc

Jordi Roca, el pequeño de los hermanos, es el encargado de endulzarnos la vida, no solo en el Celler de Can Roca , sino también por suerte en esta increibleheladería que podemos encontrar en Girona ciudad rocambolesc. Los helados, de sabores y texturas increíbles pueden aderezarse además con diversos topings a elegir. Una vez lo has probado, es difícil no repetir y, por lo menos tomar otro, aunque si por degustar se tratara, lo ideal sería probarlos todos.

Escogí el helado de manzana al horno: delicioso, en su punto de dulzor, textura exacta…creo que es el mejor helado que he probado nunca. Siempre, este tipo de cosas sabe a poco, así que volví a buscar otro. Esta vez de vainilla: aunque el sabor es más habitual que el del anterior, tenía el resto de las cualidades: roza la perfección, por dar una oportunidad aún a algún helado que no haya probado y sí pudiera ser perfecto…
Además tienen un precio de lo más asequible, no son más caros que en cualquier otra heladería. Si tenéis oportunidad, no os lo perdáis.

Rocambolesc gelateria
calle de Santa Clara 50
17001 Girona
tel +34 972 416 667
info@rocambolesc.com